Cómo llegar a Atenas

Aeropuerto de Atenas

Que nadie se deje engañar por su caótico urbanismo, o por la perenne nube de contaminación que parece mecer los vestigios del solemne Partenón. Y es que, lejos de la anécdota, Atenas es uno de aquellos lugares que merece ser visitado por lo menos una vez en la vida. Precisamente, es esta importancia capital para el turismo heleno más importante de la Grecia peninsular.

A continuación, se detalla cómo alcanzar este magnífico enclave.

VIAJAR EN AVIÓN

Con diferencia, se trata del medio más rápido y cómodo para los viajeros de España. Desde aquí hay vuelos directos a Atenas durante todo el año, que llegan hasta el aeropuerto de la capital griega: el Eleftherios Venizelos (en la imagen),  que abrió sus puertas en marzo del 2001. Las dos terminales del antiguo aeropuerto, Este y Oeste, llevan más de una década fuera de servicio.

En la actualidad, es posible tomar vuelos directos desde Madrid o Barcelona con compañías aéreas como Iberia, Air Europa y Olympic Airways, y en en el caso de la capital catalana, también con Vueling. La aerolínea de bajo coste opera vuelos de frecuencia casi diaria, cuyo precio suele situarse de media en torno a los 150 euros por persona y trayecto. No obstante, no hay que perder de vista que las tarifas pueden llegar a doblarse en temporada alta.

Asimismo, la mayoría de las compañías de otros países con oficinas en España también ofrecen vuelos con escala hasta Atenas desde los principales aeropuertos españoles.

Otra opción es decantarse por vueltos chárter, que se pueden consultar en agencias de viajes e Internet, y que funcionan mayoritariamente entre los meses de mayo y octubre. Buena parte de esta oferta la concentra el mayorista Iberojet, que durante el verano pone en marcha vuelos hacia Atenas desde Madrid, Barcelona, Tenerife y Valencia. Otro organizador de viajes estivales es Travelplan, que también enlaza la principal urbe griega con la capital de España y la Ciudad Condal. Sin embargo, conforme se acerquen los meses junio a septiembre, conviene verificar las opciones disponibles, ya que éstas varían de un año a otro.

Por otro lado, y aunque acostumbran a ser los vuelos más económicos, son también los que comportan más restricciones a la hora de modificar las fechas del viaje. Además, suelen exigir un tiempo mínimo y máximo de estancia en Grecia, que fluctúa entre los tres días y un mes.

VIAJAR EN BARCO

Aunque bastante menos práctica que la anterior, también se puede llegar a Atenas por transporte terrestre (como el autocar) vía Patrás, optando por uno de los ferries que conectan regularmente con esta ciudad griega.

Si se viaja con el coche, resulta indispensable llevar la documentación del vehículo, el seguro obligatorio y el permiso de conducir en vigor. En invierno, hay que presentarse en el puerto dos horas antes de la salida del ferry, y durante la temporada estival, con cuatro horas de antelación. El viaje se efectúa vía sur de Francia e Italia, y tiene una duración de dos o tres días.

A la hora de hacer la reserva, se aconseja formalizarla con un mínimo de dos meses de antelación, especialmente si el viajero tiene pensado llevar consigo su vehículo. En el caso de España, uno de las agencias que ofrecen el servicio de reserva y compra de billetes de ferry desde Italia —zarpa desde los puertos de Ancona, Bari, Brindisi, Trieste y Venecia— es Viajes Montesol, con sede en Barcelona (C/ Berlín, 16; teléfono 93 430 74 11).

Finalmente, por lo que atañe a los enlaces, éstos pueden tomarse desde los cinco puertos italianos ya mencionados. En cualquier caso, el puerto más concurrido es el de Brindisi, desde el que zarpa a diario un ferry hasta Patrás, desde la que se puede llegar a Atenas.  Cuanto más al sur de Italia se halle el puerto, más cara será la travesía. El viaje suele durara entre 16 y 18 horas, dependiendo de si se trata de un trayecto directo o con escalas.

Foto vía: ViajeJet



Etiquetas: ,

Categorias: Atenas, Informacion practica de Atenas


Deja tu comentario