Pogoni, región inexplorada en Ioannina

Delvinaki

Pogoni, al noroeste de la prefectura de Ioannina, es una región hermosa y fascinante, con sus naturaleza virgen y sus pequeñas iglesias y monasterios salpicados entre los valles. Este paisaje de pequeñas gargantas y colinas bajas es surcado por los ríos Drini y Gormos; la joya de Pogoni, el lago Zaravina, es custodiado por las montañas Nemertsika, Kasidiaris y Tsamantas entre otras.

En total son 32 aldeas distribuidas en un área de casi 500 Km2 de inefable belleza; se encuentra justo en el límite con Albania, y atrae a los amantes de la naturaleza y los paisajes naturales junto con el estilo de vida tradicional.

De hecho, aquí todavía podemos ver a las mujeres luciendo el tradicional «ompolia», un amplio pañuelo que es la vestimenta típica de Pogoni. Además, aquí se produce un fenómeno musical único en Grecia: la música polifónica, que gustan entonar los coros de la región y que es considerada de raíces pre-griegas.

Hay muchísimo para ver y hacer aquí en Pogoni; en Delvinaki debemos visitar el Centro Cultural, la Galería Municipal, los dos museos folklóricos y el de Historia Natural, que nos darán una idea acerca de la cultura e historia de esta hermosa región; por ejemplo, la Galería Municipal ubicada en la plaza central de Delvinaki exhibe 20 pinturas del artista George Dourdouri, y fotos de celebridades y benefactores de Pogoni.

Delvinaki es un excelente punto de partida para visitar las aldeas de los alrededores.   Con sus casi 3000 habitantes se encuentra a 70 Km. de Ioannina en una zona boscosa, rodeada de robles y castaños. Fue un importante centro cultural y comercial debido a su posición estratégica, y actualmente es un pueblo pintoresco que conserva intacta su fisonomía.

Cada vez más visitantes lo eligen como escapada de fin de semana, sobre todo para disfrutar del canto polifónico, un fenómeno único en la región. A los residentes de Delvinaki les encanta el canto polifónico y si llegan en agosto podrán disfrutar del Festival de la Canción Polifónica de Delvinaki, un evento de alcance internacional.

Si la idea es quedarse, encontrarán varios hostales y habitaciones para alquilar en residencias; comer no será problema ya que hay muchos restaurantes y tabernas donde degustar los sabores tradicionales.  Es muy fácil llegar a Pogoni en autobús desde Ioannina o en su propio automóvil por la carretera que une Pogoni con Ioannina, Kozani y Kalpaki, donde pueden tomar la carretera provincial que los lleva a todos los pueblos de la región.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Epiro, Ioannina


Deja tu comentario