Simi, pintoresca y aristocratica

Simi

La isla de Simi se encuentra en el estrecho de Marmaris, a menos de 5 Km. de las costas turcas.  Poco habitada, con calas desiertas y altos acantilados, es ideal para los que buscan soledad y tranquilidad y adoran las largas caminatas. Pero si lo que buscas es verdadero recogimiento, el Monasterio de Panormitis, dos grandes edificios blancos frente al mar, cuyas habitaciones están reservadas a los peregrinos, también recibe otros visitantes.

Solamente se puede llegar a Simi, en el Dodecaneso, por agua o por aire; su única ciudad se llama Hora y se divide en el puerto, Gialos, y la ciudad alta, Horio, ambas unidas por una ancha escalera.  Esta isla era famosa por sus astilleros, que hasta fines del siglo XIX construían casi quinientos barcos al año; y también por la recolección de esponjas que sostuvo la vida de sus habitantes; actualmente está recuperando su impulso gracias al turismo.

Comencemos por el puerto, dinámico y colorido, el mayor núcleo turístico de la isla, con tiendas, restaurantes y hoteles. Sus calles están adoquinadas con el típico botsaloto, y el atardecer es el momento ideal para recorrerlo; posee un pequeño Museo Marítimo con maquetas y otros documentos.
Horio, la ciudad alta, contrasta con el puerto por sus bonitas casas en tonos ocre o amarillo; la mayoría de ellas deshabitadas aunque siendo restauradas.

El casco antiguo es un laberinto de callejuelas tranquilas y luminosas, y se puede visitar el precioso Museo de Simi, con sus colecciones de estatuas y objetos paleocristianos, cerámicas bizantinas, iconografía y trajes tradicionales. En la cima de la colina el Castillo, una fortaleza construida por los Caballeros de San Juan que nos regala una magnífica vista de toda la bahía.

Si desean explorar los alrededores, desde el puerto de Gialos podemos conocer las localidades costeras de Harani y Nos y la magnífica Bahía y pueblo de Nimborios, antigua capital comercial, especial para tomar sol y remojarse en sus aguas claras; también se puede conocer el puerto pesquero de Pedi, muy animado y de playas arenosas.

Un recorrido imperdible en Simi es el de los monasterios con sus extraordinarios frescos, pues esta isla fue la sede de una famosa escuela de pintura de iconos.  San Miguel de Panormitis, que alberga un icono milagroso de San Miguel y un Museo de Arte Religioso y Popular; Ionis Sagrio y Prokopios, guardianes solitarios en el medio de la isla; Agios Fanurios, al que se puede llegar a pie desde el puerto y San Miguel de Rukuniotis, pequeño y discreto, que guarda un magnífico icono de oro y plata macizos y una bella pintura titulada “La hospitalidad de Abraham”.

Foto: Wiki Commons

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Dodecaneso


Deja tu comentario