Kalymnos, un paraíso en el Dodecaneso

Pothia, el puerto de Kalymnos.

Pothia, el puerto de Kalymnos

La isla de Kalymnos se caracteriza por sus paisajes verdaderamente edénicos, compuestos por una naturaleza que reina en cada sitio, unas aguas transparentes y los más encantadores pueblos que puedan existir.

Situada a poca distancia de la costa oeste de Turquía, la isla se sustentó durante años en la industria pesquera, de modo que el turismo ha comenzado a desarrollarse hace algunos años. Gracias a ello, los habitantes de la isla conservan sus tradiciones y sus vestimentas típicas, lo que enriquece la visita y genera un ambiente mágico.

La ciudad principal de la isla es generalmente llamada Kalymnos, aunque su verdadero nombre es Pothia. Es la capital y el puerto de mayor importancia de la isla, y sus casas forman un anfiteatro en derredor de la costa a la que llegan los botes y los ferries con habitantes locales y turistas.

El centro está compuesto de callejuelas que serpentean entre las fachadas blancas e inmaculadas de las casitas típicas. Sus puertas coloridas, al igual que sus balcones, brillan al sol del Dodecaneso, creando una postal única.

Entre las facilidades que ofrece Pothia, destacan las tabernas del puerto, en las que pueden degustarse exquisitos platos elaborados con el fresco pescado recién llegado de las aguas circundantes. En el centro, funciona un cine al aire libre, pequeños bares y cafés con vistas maravillosas sobre la costa.

Como no puede ser de otra manera en las islas griegas, Kalymnos cuenta también con hermosas playas de arena. La más recomendable es Kantouni, inexplorada casi por completo. Se trata de una línea costera extensa y de creciente popularidad, con algunos hoteles y bares.

El antiguo volcán en las cercanías del pueblo es hoy un punto de avistaje perfecto para obtener panorámicas de toda la región. Una cueva en el extremo norte de la playa lleva a otro banco de arena, en Linaria.

Foto Vía: Travel to Kalymnos

Imprimir

Etiquetas: , , , ,

Categorias: Kalymnos


Deja tu comentario