Patmos, vida y diversion en la isla

Skala, el puerto de Patmos

Skala, el puerto de Patmos

La isla de Patmos forma parte del conjunto del Dodecaneso, y es un destino muy preciado por los viajeros cristianos, ya que ese fue el lugar en que San Juan escribió el Apocalipsis. Es por eso que se la considera una de las más sagradas islas del cristianismo, aunque es también un interesante sitio para visitar por su tradición y su auténtica atmósfera griega.

Llamada por muchos Patmos, la sagrada, esta isla tiene mucho que ofrecer además de los atractivos típicos que la han hecho famosa. Sus poblados principales son Patmos y Skala, situados en un entorno de magnífica belleza, formado por colinas rocosas, vegetación escasa y 63 kilómetros de costas con las mejores playas.

Patmos tiene un tamaño sumamente pequeño. De hecho, es una de las islas habitadas más pequeñas que se conocen, y por ello conocerla a pleno es cuestión de días. Pero atención, porque hay muchos lugares que visitar, de modo que aún cuando es diminuta, el recorrido por ella no se trata de una escapada de una jornada.

El pueblo más antiguo de la isla es el que lleva su nombre, Patmos. Pasear por sus calles es un viaje en el tiempo. Fue construida en torno al monasterio fortificado de San Juan Teólogo, que domina las vistas con su color oscuro y su imponente estilo bizantino. Desde allí, se obtienen panorámicas realmente imperdibles.

El pueblo de Patmos también destaca por los tradicionales restaurantes que rodean la plaza central. Desde allí, cualquier callejuela llevará sin dudas a un rincón mágico de este encantador lugar, calmo y tradicional, de una belleza cautivadora.

Para quienes prefieran algo más moderno y movido, el lugar indicado es Skala. Se trata del puerto, en donde transcurre la mayor parte de la vida de la isla. Está rodeado de las casas blancas de los habitantes locales, con hermosos patios floridos. Allí abundan los sitios para beber una copa y relajarse con las vistas del lugar.

Foto Vía: Luther Seminary

Imprimir

Etiquetas: , , , ,

Categorias: Patmos


Deja tu comentario