El Valle de las Mariposas, en la isla de Rodas

Valle de las Mariposas

La isla de Rodas se encuentra al sudeste del Mar Egeo; la reconocerán fácilmente en el mapa, pues es la más grande del Dodecaneso… aunque sólo tiene 77 Km. de largo y 37 Km. de ancho. Sus tierras cultivables son escasas pero producen algunas de las frutas y verduras más deliciosas del Mediterráneo.

Habitada desde los tiempos más remotos, su expansión comercial la convirtió en uno de los principales vínculos entre las rutas antiguas y hoy en día se muestra como una isla fascinante que combina el encanto medieval con el aire moderno y cosmopolita de los hoteles de lujo.

Pero no todo es historia y playa en la isla de Rodas. Es la isla de la cultura y las más diversas civilizaciones, y también un lugar de exuberante naturaleza, con varios lugares para disfrutar como el Parque Rodini, el monte Filerimos tapizado de bosques de pino, la montaña Profitis Ilias y su bosque.

También son de visita obligada los senderos y puentes rústicos en Epta Piges, y el Valle de las Mariposas, que entre junio y septiembre se convierte en el hogar de cientos de miles de mariposas Quadrina, mejor dicho una polilla que es atraída por el liquidámbar, el árbol que elige para alimentarse y reproducirse.  De hecho, aquí se encuentra uno de los pocos bosques naturales de liquidámbar de Europa.

Otra mariposa nocturna que prefiere el valle de la isla de Rodas es la Jersey Tiger, una magnífica mariposa nocturna difícil de observar, de color negro azulado con marcas circulares sobre fondo crema. El Valle de las Mariposas (Petaloudes) es un lugar ideal para visitar con niños y en familia, ya que además de la observación de las mariposas el lugar cuenta con hermosa vegetación, un pequeño río y varias cascadas.

El fenómeno de concentración de mariposas ocurre sólo en raras ocasiones en la Naturaleza. Las mariposas llegan casi en el último ciclo de sus vidas, al final de la temporada de lluvias, atraídas por el perfume del liquidámbar.

La observación debe ser muy atenta ya que en realidad estas mariposas no vuelan por el valle, sino que permanecen quietas ahorrando energía. A los pocos minutos de caminar por los senderos del bosque, ¡comenzarás a descubrirlas! Aunque sus colores se mimetizan con los de los árboles, si te quedas muy quieto y en silencio… hasta es posible que alguna mariposa se detenga a descansar en tu brazo.

La visita puede comenzar o culminar en el Museo del Valle de las Mariposas, en una bien restaurada casa de estilo italiano construida en 1930. Ofrece amplia información sobre la flora y fauna del valle y cuenta con una sala de incubación dedicada a la preservación de las mariposas.  Es muy fácil llegar al Valle de las Mariposas, a 26 Km. de la ciudad de Rodas, por carretera o en autobús. A la isla llegarán por aire desde Atenas hasta su Aeropuerto Diagoras Rodos.

Foto: vía Devillec

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Rodas


Deja tu comentario