El mito de la muerte de Alcestis

Muerte de Alcestis

Alcestis fue la hija menor de Pelias, rey de Yolco. Se dice que de todas las hijas que el rey tendría con Anaxibia, Alcestis sería la más hermosa. Además, también sería la más piadosa y bondadosa, pues fue la única que podría resistir al engaño de Medea, el cual provocaría el asesinato de su padre por el resto de sus hermanas.

Admeto, rey de Feras, se enamoraría locamente de la joven. No obstante, su padre, para disuadirlo, le comunicó que tan sólo podría casarse con su hija se era capaz de llegar a palacio con un carro tirado a la vez por un león y un jabalí.

Admeto lo tenía difícil, no obstante, contaba con la ayuda de Apolo. La relación entre ambos se forjó cuando el segundo sería castigado a trabajar como boyero para él. El castigo venía por manos de Zeus, pues habría matado a los cíclopes a flechazos en venganza de la muerte de su hijo.

La relación entre ambos era buena, pues Admeto había sido bastante agradable con Apolo durante el tiempo de su castigo. Así pues, éste ayudó al joven rey en su misión, consiguiendo así la mano de la hermosa Alcestis.

Según el mito, durante la boda los novios olvidaron realizar un sacrificio a Artemisa. Esta se enfadó muchísimo, y llenó la habitación nupcial de serpientes. Apolo, otra vez, entraría para ayudar al joven. El resultado fue que Admeto no moriría ese día si alguien se ofrecía en su lugar.

El problema surgió cuando ninguno de sus padres quiso ocupar el lugar de su hijo. Nadie se ofreció para morir por él. No obstante, Alcestis, presa de su amor incondicional, decidiría sacrificar su vida para salvar la de su amado. Así, la joven murió.

Esta noticia llega hasta oídos de Heracles, compañero de Admeto en la expedición de los Argonautas, y conmovido por la historia decide bajar hasta el mismísimo Hades para traer de vuelta a la bella Alcestis.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Mitologia griega


Deja tu comentario