El mito de la creación de la Vía Láctea

creación de la Vía Láctea

Como muchas de las civilizaciones antiguas, los griegos fueron grandes astrónomos. Pasaban mucho tiempo estudiando el cielo, nombrando estrellas y constelaciones y relacionándolas con sus mitos y leyendas. Así le adjudicaron a la diosa Hera, esposa de Zeus, la creación de la Vía Láctea, la galaxia del Sistema Solar y nuestro planeta.

¿Pero por qué se la nombró Vía Láctea?… El mito tiene dos versiones pero ambas están relacionadas con otro famoso personaje mitológico: Heracles. Cuenta la leyenda que Zeus siempre tuvo muchas aventuras amorosas con otras divinidades y con mortales. Una de sus conquistas engañosas fue Alcmena, hija del rey Electrión de Micenas y esposa de Anfitrión. Zeus aprovechó que su esposo estaba ausente para tomar su forma y así unirse a Alcmena.

Cuando Anfitrión regresó, también pasó la noche con ella y de esa forma, Alcmena quedó embarazada de ambos. De su unión con Zeus nació Heracles, y de Anfitrión, Ificles. Antes de nacer ya el poderoso dios se sentía orgulloso de su hijo y hasta lo consideró su favorito, lo que despertó una gran ira y recelo en su esposa Hera, quien, lógicamente, no soportaba que otra mujer (una simple mortal) fuera a dar a luz a un hijo de su esposo.

Hera quiso complicar el nacimiento de Heracles, quien permaneció diez meses en el vientre de su madre. Cuando Heracles era aún un bebé, la enfurecida diosa le envió dos terribles serpientes para asesinarlo mientras dormía en su cuna, pero el niño, al ser un semidios, estranguló una serpiente con cada mano gracias a su fuerza sobrenatural. Aún así, Heracles era mortal y sólo lograría la inmortalidad si mamaba del seno de Hera, lo cual era prácticamente imposible.

Aquí es donde aparecen las dos versiones sobre el origen de la Vía Láctea. La primera nos dice que el dios Hermes, mensajero de los dioses, llevó al niño a donde Hera mientras ella dormía y lo puso en su pecho para que se amamantara de su leche divina, pero al despertar y descubrió a Heracles, la diosa lo retiró bruscamente y la leche siguió manando, esparciéndose por el universo y dando origen así a la Vía Láctea.

La segunda versión cuenta que Hera y Atenea paseaban por el campo cuando vieron a un hermoso niño que descansaba sobre la fresca hierba. Enternecida, Atenea convenció a Hera de que lo amamantara y ésta accedió, si saber que se trataba de Heracles. El niño chupó la leche con tanta fuerza que hirió a la diosa y esta lo apartó vigorosamente, mientras la leche siguió fluyendo hasta formar la Vía Láctea.

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Mitologia griega


Comentarios (7)

  1. Eunice dice:

    Me gusta esta bn redactaoo

  2. maryori dice:

    quien es el personaje principal

Deja tu comentario