Pélla: la cuna de Alejandro Magno

Pella

Llega el momento de volver a perderse por las múltiples atracciones que atesora el norte de Grecia. En concreto, la propuesta de hoy hará las delicias de los aficionados a la historia, ya que el destino sugerido en este post, Pélla, brinda la posibilidad de descubrir el floreciente pasado de Macedonia y, por supuesto, de sus reyes.

De hecho, esta localidad fue una de las capitales macedonias de la Antigüedad. Como testigos mudos de esta época, aún quedan numerosos mosaicos, algunos tan bellos como el de la imagen que acompaña estas líneas.

A pesar de todo, hoy por hoy nadie diría que Pélla llegó a ser un centro tan influyente, ya que en la actualidad no pasa de ser un pequeño núcleo diseminado a ambos lados de la carretera principal. Su etapa de máximo esplendor coincidió con el traslado de la capital de Macedonia desde Aigai (la actual y cercana Vergína) hasta allí.

Esto ocurrió en el año 410 a.C., coincidiendo con el reinado de Arquelao (413-399 a.C.). Por este motivo, no es casualidad que el mismísimo Alejandro Magno viniera al mundo en Pélla, ni que fuera aquí donde una de las mayores figuras del pensamiento clásico, Aristóteles, se convirtiera en su maestro.

Existe un plano en la ciudad que muestra dónde se hallaba la calle principal y los comercios, para tratar de ubicar al viajero. Por lo que respecta al palacio, es posible que éste se alzara al norte del yacimiento principal, aunque habrá que esperar a que concluyan las excavaciones para confirmar este dato.

El Museo del recinto arqueológico da cabida a algunos de los mosaicos mejor conservados de Grecia. Estos fueron realizados en torno al año 300 a.C., y recrean escenas de cacería. En una de ellas, aparece Dionisos a lomos de una pantera. Se puede admirar en la denominada Casa de la Caza del Léon, construida a finales del siglo IV a.C. y hoy cubierta.

Foto vía:  Rik001

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Pella


Deja tu comentario