Las ruinas de Thérmo: un viaje a la época clásica

Thermo

Propuestas como las de hoy vienen a demostrar que, con la salvedad de Atenas, no todos los principales alicientes griegos descansan en las islas helenas. Buena muestra de ello es el destino que hoy se sugiere desde estas líneas: las ruinas de Thérmo, en la Grecia continental.

Para llegar hasta este interesante enclave, hay que partir de Agrinio, la segunda mayor ciudad de Grecia occidental, y recorrer 28 km. A la altura del km 85 de la carretera, es posible tomar el desvío que conduce hasta las inmediaciones de Thérmo, donde se eleva el asentamiento del santuario de la Liga Etólica.

Sin embargo, éste fue arrasado y destruido por Felipe de Macedonia en el año 218 a.C. El yacimiento es un recinto sagrado de planta cuadrada y rodeado de bastiones. En su interior, aún son visibles vestigios de casas (en la zona correspondiente al período micénico) y el estilóbato del templo de Apolo y Artemisa.

En relación con esta construcción, cabe subrayar que sus antiguas columnas de madera fueron sustituidas por otras de piedra durante la segunda mitad del siglo VII a.C. Fue en esta fecha cuando este lugar sagrado se convirtió en uno de los primeros ejemplos de la historia de planta períptera (es decir, con columnas no adosadas a la pared).

En cualquier caso, para disfrutar de uno de los buques insignia del complejo, los fascinantes fragmentos de metopas policromadas, hay que desplazarse hasta el Museo Nacional de Atenas. En cualquier caso, el Museo local también da cabida a otras piezas de interés, como restos de decoración antropomorfa en terracota, fragmentos arquitectónicos pintados y columnas que datan de la época romana.

El horario de visita es de martes a domingo, de las 08.30 h a las 15.00 h (cierra los lunes).

Finalmente, se aconseja al recién llegado no perderse el precioso lago artificial de Kremastá, situado en los alrededores.

Foto vía: Mlahanas



Etiquetas: , ,

Categorias: Agrinio


Deja tu comentario