Principales monumentos de Heraclion, en Creta

Heraclion

Una vez más, SobreGrecia se desplaza hasta la fascinante isla de Creta para conocer más de cerca su capital: Heraclion. Lo que en estas líneas se propone es un repaso a lo más destacado de su patrimonio monumental, lo que ayudará al viajero a optimizar su estancia en el territorio heleno.

Los orígenes de esta urbe hay que buscarlos en el período neolítico, momento en el que dio cabida al puerto de Knossos durante la dominación romana. Tras una larga etapa de ostracismo, la llegada de los venecianos en el siglo XIII serviría para rebautizar el lugar como Candía y, de paso, convertirlo en la capital del Egeo.

Para descubrir su casco urbano, rodeado de murallas, se aconseja que el recién llegado se dirija hasta la plaza de Nikiforou Phoca, en la que descuella una fuente del siglo XVII rubricada por Morosini. Delante de la misma, se eleva la iglesia de San Marcos (1239), sita en la calle de Avgoústou y erigida por las fuerzas de ocupación en honor al patrón de Venecia.

En la actualidad, el templo es un escenario recurrente para exposiciones temporales y conciertos. Tras visitar el edificio, en el número 25 de la misma calle, se halla la logia del siglo XVII que hoy da cabida al Ayuntamiento de Heraclion. Un poco más adelante, en una pequeña plaza, se descubre la iglesia de San Títos (siglo XVI), dedicada al patrón de Creta.

En el lado contrario, el parque de El Greco ofrece la posibilidad de descansar antes de proseguir con el recorrido. Continuando por esta misma calle en sentido norte, se llega al puerto veneciano, presidido por la imponente fortaleza veneciana conocida como Koulés. Más al oeste, abre sus puertas el Museo de Historia de Creta, fundado en 1953, en el que se puede admirar el único cuadro de El Greco que se conserva en la isla: «Paisaje del monte Sinaí».

Dos manzanas al suroeste de Plateía Venizélou, en Plateía Agías Aikaeríni, se puede visitar la iglesia de Santa Caterina de Sinaí (siglo XVI), también correspondiente al período veneciano. Sus dependencias albergan el interesante Museo de Arte Sacro, que muestra algunos iconos bizantinos de gran valor. Al lado de la misma plaza, se despliega la catedral de Ágios Minás. A su vez, en Plateía Kornárou, conviene detenerse en la bella fuente de Bembo (siglo XVI).

No obstante, el recorrido no puede darse por concluido sin acercarse hasta la apacible calle de Daidákou para visitar el Museo Arqueológico, uno de los principales reclamos culturales de la isla.

Foto vía: Médica

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Heraklion


Deja tu comentario