Una mirada a las principales islas griegas

Playa de Rodas

A la hora de referirse a las islas griegas, no es nada fácil decantarse únicamente por una de ellas. De hecho, cada uno de estos privilegiados territorios posee una personalidad y un encanto innegables, apuntalados por su historia milenaria y por la inconfundible luz del Mediterráneo.

Sin ánimo de ser exhaustivos, y para brindar una primera orientación a los viajeros que aún estén indecisos, se ofrecen algunas pinceladas y enlaces con información adicional sobre la Grecia insular.

Como no podía ser de otro modo, el privilegio de abrir esta lista recae en la fascinante Creta. Y no sólo porque sea la mayor de las islas helenas (tiene 8.336 km cuadrados) y la más poblada (cuenta con 623.666 habitantes), sino por haber sido la cuna de la civilización occidental.

Crisol de la cultura minoica —ejemplificada admirablemente en los restos del fastuoso palacio de Knossos, y en otros tantos complejos palaciegos de época, como el de Mália—, Creta fue también la tierra natal de uno de los pintores más prestigiosos del manierismo español: el genial Doménikos Theotokópoulos, más conocido como el Greco.

Otra de las principales atracciones de la geografía helena es Corfú. Situada en el extremo más septentrional de las islas del mar Jónico, frente a las costas de Albania. Sin duda, su espectacular paisaje brinda al viajero una realidad que nada tiene que ver con la de otros territorios insulares. Baluarte de un esplendoroso pasado —así lo atestigua la celebérrima gorgona que se exhibe en el Museo Arqueológico de su capital—, hasta hace no mucho fue uno de los destinos turísticos más selectos de Europa. Por fortuna, disfrutar de sus múltiples atractivos hoy está al alcance de casi todos los bolsillos.

A su vez, tampoco hay que dejar en el tintero a Rodas (en la foto), la mayor y la más meridional de las islas del Dodecaneso. Este singular enclave despliega ante el recién llegado el verde intenso de sus paisajes que, según la tradición, le dieron nombre. Su accidentado relieve configura un paraje lleno de contrastes, en la que se alternan pendientes con valles cuajados de pinos y cipreses. No obstante, Rodas debe su fama mundial a su mítico coloso, del que sólo restan los pies.

Además de los lugares consignados, la costa griega está rodeada de otras islas de interés. En el Egeo, descuellan las Cícladas, entre las que cabe reseñar Andros, Mikonos, Kea, Siros Sifnos, Paros, Naxos, Milos, Ios y Zira. También en el Egeo, se hallan Ikaria, Patmos, Leros, Kalimnos y Kus. Más al norte, próximas a Macedonia, se encuentran Limnos, Zasos y Samotracia. Asimismo, en el Jónico, se descubren Lefkas, Cefanoia, Zante e Itaca.

Foto vía: Miskita

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Geografia de Grecia


Deja tu comentario