Los pueblos del mástic, en la isla de Kíos

Mesta

Kíos es la quinta más grande de las islas griegas; se encuentra en el Mar Egeo a 7 Km. de las costas del Asia Menor y sólo separada de Turquía por el estrecho de Kíos.  Aquí se encuentra el monasterio del siglo XI Nea Moni, declarado Patrimonio de la Humanidad.

La isla es famosa por muchos motivos más, pero si se tuviera que elegir una marca, seguramente sería el lentisco. Este árbol mágico ha sido la base de la cultura y la economía de 24 pueblos de Kíos llamados, precisamente, los “pueblos de la almáciga” o “los pueblos de mástic”, en la región de Mastichora, en la zona meridional de la isla.

Interesará al visitante saber que Kíos es el único lugar del mundo en el que crece este árbol, que debido a las particulares condiciones del suelo y el clima produce una resina que solidifica en forma natural. La producción anual es de 200 a 300 toneladas y cinco mil familias viven de la extracción e industrialización de esta resina que aquí adquiere características exclusivas, no sólo por las condiciones naturales sino por la verdadera cultura que se ha desarrollado en torno al mástic desde hace milenios. No hay más que llegar a alguno de estos pueblos durante el período de la recolección para vivir esta cultura con los cinco sentidos.

Las referencias más antiguas al mástic se remontan a Herodoto, en el siglo V antes de nuestra era: una goma de mascar que blanqueaba los dientes. Desde aquí se extendió a Oriente. Según la leyenda, el árbol comenzó a llorar sus lágrimas milagrosas ante el martirio de San Isidoro, en el año 250. En realidad es un producto natural con múltiples aplicaciones en medicina, pastelería, perfumería, cosmética y licorería, ya que sirve para la producción del ouzo mastichato.

La recolección se realiza entre junio y septiembre con el milenario método llamado “kendos”, que consiste en limpiar un área bajo el árbol y cubrirla con arcilla blanca para obtener un producto limpio que se seca rápidamente. Se hace una incisión a lo largo del tronco con una herramienta llamada kentitiri, muy temprano en la mañana, una pintoresca escena de la isla, pues se debe evitar el contacto con el sol. Las lágrimas de resina se recogen con el timitiri y las calles de los pueblos cobran vida al comenzar la limpieza de los cristales, una operación llamada tahtarisma.

El mástic ha sido declarado producto protegido por la Unión Europea; el más importante de los pueblos del mástic es Pyrgi, y le siguen Mesta, Olympia, Kalamoti, Armolia, Kallimasia, Nenita y Vessa, cada uno más bonito que el otro, con su propia cultura y tradiciones.

Foto: Marlainevco

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Kios


Deja tu comentario