El Laberinto de Messara, en Creta

Laberinto de Messara

En 1984 un equipo encabezado por Anna Petrohilou exploró una caverna ubicada en Messara, Creta, durante veinte días; los resultados de la investigación no hicieron más que reavivar el interés por esta extraordinaria caverna que, en realidad, ya había sido descripta por el viajero Cristophoro Bouondelmondi en 1415 como Laberinto de Gortina.

Esta sorprendente caverna cerca de la ciudad de Kasteli luce en sus paredes muchísimos nombres grabados que comenzaron a estudiarse en 1999. Tiene dos entradas, la principal y otra unos 150 metros al oeste.

En 1944 fue ocupada por el ejército nazi que la utilizó para almacenar armamento y convirtió la entrada principal en un túnel de cemento de 20 metros de largo, más de dos metros de ancho y 3.5 metros de alto. Al final de la guerra dinamitó esta entrada para impedir el acceso; en 1961, después de una explosión accidental, la entrada se cerró con rejas y cemento, para abrirse en 1984 cuando llegaron los espeleólogos.

Los corredores interiores tienen más de 2.5 Km. de extensión y la superficie de corredores y salas esculpidas abarca 9.000 metros cuadrados. Después del túnel hay una impresionante cámara de cemento de 80 metros de largo y 35 metros de ancho; es un salón compartimentado con columnas que sostienen el techo; se cree que fue utilizada como refugio en el siglo XVIII.

El recorrido nos lleva luego por corredores y extraños lugares llenos de escombros, destruidos por las explosiones. Cien metros más adelante hay dos cámaras adicionales: el “Salón de Lucha Libre” y la “Pequeña Cámara Secreta”; luego hay una placa de más de un metro de largo donde figuran los nombres de los visitantes y más paredes que contienen las firmas personas célebres que ha visitado el Laberinto ¡por lo menos en los últimos cinco siglos!

Hay otros espacios que están cerrados a los visitantes ya que puede haber deslizamientos de rocas, como la Sala Grande que a su vez conduce a otra sala en la que también hay inscripciones y firmas antiguas. Otros lugares sorprendentes que sí se llegan a visitar son la Sala del Agua, el único lugar de la cueva en el cual gotea agua y que alberga fragmentos de vasos utilizados para recoger el agua gota a gota, y la Gruta Secreta.

Es realmente un laberinto, ya que después de varias entradas engañosas, una vuelta a la izquierda lleva a la entrada principal.

En realidad es una antigua cantera de rocas porosas, y se cree que es el verdadero lugar en el que sucede la historia del Minotauro y el hilo de Ariadna, rivalizando con las ruinas de Knossos.  Las Cuevas Labyrinthos, con sus más de 2 Km. de extensión, sus galerías enredadas y sus túneles, se han ganado un lugar en el corazón de los turistas curiosos y con alma de explorador.

Foto: vía Wiki Commons



Etiquetas:

Categorias: Creta


Deja tu comentario