El valle encantado de Platanistos, en Eubea

Platanistos

El agua fluye continuamente desde el río Epanochori hasta la playa, una bendición para la tierra poco fértiles de la orilla sudeste de Eubea. Precisamente aquí se encuentra la villa arbolada de plátanos de Platanistos, a 25 Km al este de Karystos.

Es surcada por un arroyo de montaña, de 7 km de largo, durante todo el año. El arroyo nace en el valle de Epanochori, a unos 2 km de Platanistos, y desemboca en las playas de la costa oriental al sur de Eubea.

Las fuentes del arroyo de montaña de Epanochori son un impactante espectáculo natural; los visitantes tienen la oportunidad de descansar a la sombra de los antiguos plátanos , sentarse en las rocas o bancos de madera, disfrutar del sonido del agua y el canto de los pájaros y ver un antiguo molino de agua. La vegetación es rica, se destacan los plátanos que crecen a lo largo de las orillas del río, y muchas especies florales que hacen que de este lugar el cielo en la tierra.

Vale la pena visitar el pequeño humedal en la desembocadura del río. El acceso es posible también en coche, siguiendo el camino de tierra que conduce desde la carretera principal hacia la playa más grande, de Cabo Caphereus o Cavo d’Oro y la playa Potami.

Antes de su desembocadura en el mar, el río forma una serie de lagos que junto con los antiguos plátanos a su alrededor crean un paisaje mágico y proporcionan un espacio acogedor para las aves en su larga ruta migratoria. Un descanso reparador en la taberna tradicional junto a la desembocadura del arroyo, nos compensará las molestias del viaje por el camino de tierra.

La región también es elegida por los entusiastas de la naturaleza o los que buscan playas bonitas y tranquilas, pero si prefieren los deportes o vacaciones un poco más movidas, les invitamos a conocer la Garganta Dimosaris, uno de los desfiladeros más bellos de Grecia, un poco oculta por el Monte Oche que domina la vista del mar Egeo.

Es un recorrido de los más atractivos y bastante fácil que conduce a la barranca desde el collado de Petrokanalo. Se debe seguir un antiguo camino adoquinado que corre paralelo la río; son diez kilómetros de descenso a pie, para llegar a la playa de la aldea de Kalliani.

Este camino, anterior a la Edad Media, fue en su momento uno de los más importantes en el sur de Eubea. Hoy en día, es utilizado regularmente por los ganaderos y senderistas. Las Largas sombras de los árboles altos, el gorgoteo aguas, los maravillosos lagos y el canto de las aves confiadas en la presencia humana componen las pequeñas piezas de un rompecabezas de deliciosas sensaciones.

Foto: Southevia.com

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Eubea


Deja tu comentario