El mito de Meleagro

La caza del jabali de Calidon

Hijo del rey de Calidón, llamado Eneo, y Altea, Meleagro fue un legendario cazador y poderoso guerrero. Cuando tenía tan sólo días de vida, las Moiras lo visitaron y le dijeron a su madre que el pequeño moriría, sólo y exclusivamente, cuando se consumiera el tizón de leña que ardía en el hogar. Por lo tanto, Meleagro era invulnerable. Su madre Altea no dudo en sacar del fuego aquel tizón y guardarlo en un lugar seguro.

Meleagro creció y se convirtió en un hombre fuerte y guapo. Cuando su padre, el rey Eneo, ofreció las ofrendas a los dioses, se olvidó de la diosa Artemisa, y ésta, como castigo, envió a Calidón enorme y fuerte jabalí para destruir las tierras, las cosechas, los ganados y a cualquiera que intentara detenerlo.

Ante la devastación que causaba el jabalí, Eneo organizó una cacería épica, en la que participaron calidonos y curetes (habitantes de Pelurón), y grandes héroes mitológicos, como muchos argonautas y la gran cazadora Atalanta, de quien Meleagro se enamoró.

Los liderados por Cefeo y Anceo, se negaron a ir de caza con una mujer, hasta que Meleagro les convenció. Finalmente fue la propia Atalanta quien herir al jabalí con una flecha, y Meleagro quien lo remató y se le ofreció la piel a ella como premio.

Se dice que los tíos de Meleagro, que eran curetes, no aceptaron que una mujer se llevase el premio y se lo arrebataron, declarando que era de ellos por derecho de nacimiento. Esto provocó un enfrentamiento entre ambos pueblos. Meleagro mató a sus tíos y su madre Altea le puso fin a la vida de su hijo echando el tizón de leña al fuego hasta que se consumió.

Tras su muerte, Altea y Cleopatra, esposa del héroe, se suicidaron. Las hermanas de Meleagro, sumergidas en una amargura sin fin por el trágico final, fueron transformadas en aves por una conmovida Artemisa.

El poeta Homero cuenta que cuando comenzó el conflicto, Meleagro se negó a luchar y esto le dio ventaja a los curetes, que sitiaron Calidón. Su esposa Cleopatra fue quien le suplicó que ayudara a su pueblo y luchara por éste. Meleagro aceptó y se logró vencer a los curetes. En esta versión no está muy claro cómo fue su muerte, en combate, en manos de Apolo que luchaba a favor de los curetes o bien tras quemar su madre Altea el tizón al saber que su hijo había matado a sus tíos.

Foto vía: wikimedia

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Mitologia griega


Deja tu comentario