El sitio arqueológico de Nikopolis, en Preveza

Nikopolis

Nikopolis fue la capital del Epiro y la Acarnania durante los tres primeros siglos del Imperio Romano; centro del comercio marítimo romano y de la cultura griega, su reinado se extendió desde el siglo I a.C. hasta el X de nuestra era.

La ciudad fue construida por el emperador Octavio y estaba dedicada a Marte, dios de la guerra y la victoria, a Poseidón, dios de los mares, y a Apolo, representación de belleza y la justicia. Es que precisamente aquí, se había instalado el campamento que las fuerzas del emperador levantaron preparándose para una de las batallas navales más importantes del imperio romano, la batalla de Actium en el 31 a.C., que puso fin a las ilusiones de Cleopatra y Marco Antonio.

Aquí en Nikopolis, ciudad de la victoria, se celebraban cada cuatro años los juegos Accio, competencia en la que participaban deportistas de todo el Imperio Romano.

La provincia de Nikopolis se extendía desde el sur de las montañas de Cassopeia hasta la provincia romana de Patra y al norte del río Aqueloo. César Augusto le concedió los privilegios de las ciudades importantes, y recibía donaciones de los funcionarios de todas las ciudades imperiales, desde Judea hasta Germania. Nikopolis fue capital de Epiro y Acarnania durante los tres primeros siglos del Imperio Romano. un centro de la cultura griega y un punto de encuentro entre los mundos oriental y occidental. Aquí se radicó la escuela de Epicteto de filosofía y era el hogar de una importante comunidad judía.

Los monumentos más importantes son las murallas y cementerios que ocupan una franja fértil de tierra entre el mar Jónico al oeste y el Golfo de Arta, al este, donde se encontraban dos de los tres puertos de la ciudad. La ciudad ocupaba un área rectangular y tenía un diseño de cuadrícula cuyas calles principales se cruzaban en el centro. Las puertas de sus murallas daban a cada uno de los cuatro puntos cardinales, y la ciudad tenía un teatro, gimnasio y estadio, una zona suburbana y baños termales. Durante la época bizantina se construyeron aquí siete basílicas cristianas, algunas dentro de las murallas y otras fuera, decoradas con elaborados mosaicos que combinan motivos florales y pictóricos, la última de las cuales lleva como nombre la letra griega SigmaTau y fue descubierta en 1981.

En el siglo III d.C. la ciudad fue asolada por un terrible terremoto y después por godos y vándalos, hasta ser abandonada en el siglo X. El museo, a través de la reconstrucción de las viviendas y la colección de objetos, nos deja adivinar los secretos de la vida cotidiana en esta histórica y milenaria ciudad.

Foto: Wiki Commons

Imprimir

Etiquetas: , , ,

Categorias: Epiro


Deja tu comentario