La mitica roca de Kalikatsou, en Patmos

Piedra de Kalikatsou

En la parte sureste de la Isla de Patmos, después de la playa de Grikos, se puede ver una extraña piedra llamada Kalikatsou, una roca que emergió del mar y que fue elegida para vivir por muchos ermitaños que, a lo largo del tiempo, consiguieron transformarla en un lugar más habitable, tallando en la roca cisternas y escaleras.

La región en que se encuentra la piedra se llama Petra, precisamente por esta peculiar formación. Posee un lago que es el biotopo de agua más importante de la isla y un refugio para muchas especies raras de aves. Patmos se ha llamado también “la isla sagrada”; habitada desde los tiempos prehistóricos, se sabe muy poco de sus primeros moradores.

Floreció entre los siglos IV y VI, pero en la época de la de la dominación romana fue un lugar de destierro donde fue enviado San Juan, bajo el dominio del Emperador Domiciano, que escribió allí el Apocalipsis. Desde entonces se convirtió en un lugar de peregrinación para los cristianos de todo el mundo.

Patmos se incorporó al resto de Grecia recién en 1948, y desde 1999 es considerada Monumento Internacional de la Herencia Cultural de la UNESCO. Actualmente uno de sus lugares más sagrados y visitados es la cueva de Apocalipsis con el complejo del Monasterio construido en el siglo XVII a cuatro metros de profundidad.  Bajando las escaleras de la Santa Cueva se encuentra la capilla de Santa Ana y en su interior una cruz tallada en la piedra que según la leyenda, fue grabada por San Juan cuando oyó la voz de Dios ordenándole escribir el Apocalipsis.

El paisaje en esta parte de la isla es muy hermoso: caminos bordeados de eucaliptos, pequeñas calas y casitas de pescadores que añaden su encanto al paisaje. Allí encontraremos la playa de Grikos, antiguo y pequeño pueblo de pescadores y actualmente también un lugar tranquilo de veraneo, con playas coloreadas por los barcos de pesca. El Golfo de Grikos, la isla Tragonisi y la gigantesca roca volcánica Kalikatsou , que ya era adorada por los antiguos habitantes en honor a Selene, forman un escenario de estremecedora belleza.

Esta parte de la isla no es muy visitada y es ideal para quienes buscan el contacto con la naturaleza, silencio y tranquilidad, pues hay lugares a los que sólo se puede llegar caminando, como Psili Ammos, o en barco, como la exótica Skala, donde no hay teléfonos ni corriente eléctrica.

Foto: Vía Flickr

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Patmos


Deja tu comentario