La cueva del Apocalipsis en Patmos

Monasterio del Apocalipsis

Una de las cuevas más famosas del mundo es la Cueva del Apocalipsis, ubicada en Grecia, en la isla de Patmos. Según la tradición, esta fue la isla del exilio de San Juan cuando el emperador Domiciano lo expulsó en el año 96 y se cree firmemente que aquí escribió el Apocalipsis o Revelación, uno de los libros que integran el Nuevo Testamento.

Frente a la entrada de la cueva, y bajando por unas escaleras talladas en la roca, el visitante puede ver la iglesia de Santa Ana. Fue restaurada durante el siglo XVIII y actualmente está dentro de un complejo monástico con sus celdas, capillas y jardines llenos de flores.

Así, la cueva del Apocalipsis es reconocida como el primer y más importante lugar de culto en Patmos; se comprende que la estremecedora belleza de este lugar misterioso haya inspirado el único libro profético del Nuevo Testamento.

Según un Código que se encuentra en la Biblioteca de Patmos, el antiguo nombre de esta cueva fue Katapafsis y según la leyenda San Juan recibió un llamado silencioso para internarse en la caverna. En algún momento hubo dudas acerca de que realmente ésta fuese la cueva en la que estuvo San Juan, pero las referencias que hay en libro del Apocalipsis sin dudas indican que se trata de ésta. La roca dentro de la cueva tiene forma de reclinatorio, y una triple ranura en el techo formada en el momento de la visión del Apocalipsis, representa la Santa Trinidad.

Aquí se fundaron posteriormente otros templos que conforman el complejo, como la capilla dedicada a San Juan y otra pequeña iglesia dedicada a Santa Ana que como dijimos fue restaurada en el siglo XVII, según lo refiere también una inscripción tallada en la piedra.  Las primeras celdas y monasterios fueron construidas por Nisyrio, obispo de Cesarea, y en 1713 se agregaron los edificios de San Macario.

También se creó la Escuela de Patmos, cuyas ruinas sobreviven hoy en día. El complejo se terminó de construir a comienzos del siglo XX, ya que adoptó su forma actual en 1921. En 1925 se realizó la restauración de frescos y pisos. En total son cuatro capillas como las de la Divinidad, Santa Ana y San Nicolás, y pequeñas ermitas que rodean la caverna que fueron ocupadas por ascetas ermitaños.

Con motivo del jubileo de los 1900 años, en 1995, se realizó una gran ceremonia con la presencia de todos los patriarcas ortodoxos y jefes de las iglesias, liderados por el patriarca ecuménico Bartolomé.  Actualmente, el pequeño monasterio de la Revelación es uno de los principales santuarios de la cristiandad, con miles de personas que acuden a ella cada año desde todos los rincones del mundo.  Se encuentra abierta para ser visitada de domingos a viernes por la mañana y algunos días a la tarde.

Foto: Sijthi



Etiquetas: ,

Categorias: Patmos


Comentarios (1)

  1. Jose quiroz dice:

    Juan no se inspiró en la cueva , ni mucho menos en su apariencia. Sino que fue revelación de DIOS.

Deja tu comentario