Calcis y el fenómeno de la marea misteriosa

Calcis

La capital de la isla de Eubea, la segunda más grande de Grecia, sobre el mar Egeo, es la ciudad de Calcis, o Chalkida, o Halkida, Halkis o Chalkis. Más allá de este abanico de nombres, la ciudad esconde un secreto que no todos conocen y que le invitamos a compartir.  Primero digamos que esta antigua ciudad fundada por los jonios tenía una rival, Eretria; fue la cuna de griegos ilustres como el orador Iseo y Licofrón el poeta, y que murió el filósofo Aristóteles, seducido por el misterio que pronto les vamos a contar.

Eretria ha quedado como una ciudad semienterrada que se puede visitar como si fuera un museo. Calcis conserva varios yacimientos arqueológicos y restos de la vieja ciudad medieval llamada el Castro, que estuvo habitada principalmente por familias judías y turcas. La comunicación está facilitada por el ferry que conecta la isla con el continente desde seis puntos diferentes.

Arquitectónicamente hablando es interesante el edificio de la iglesia de San Paraskeve de estilo bizantino, catedral de los Cruzados del siglo XIV. También se pueden visitar las ruinas de un castillo pero además tiene para visitar bellísimas playas, montañas y pueblos para conocer y disfrutar.

La isla está separada del continente por un canal angosto llamado “Estrecho de Euripo”. Tiene aproximadamente ocho kilómetros de largo y menos de dos de ancho, pero la menor de sus profundidades es de 6 metros.

Quienes pudieron llegar hasta Calcis y ascendido al puentecito sobre el canal, fueron testigos de un hecho asombroso: las aguas del canal por momentos fluyen a furiosas velocidades, por momentos apenas parecen balancearse, por momentos se detienen completamente. Los estudiosos del fenómeno han establecido con exactitud las pleamares, las bajamares, las corrientes en uno u otro sentido; pero lo que no pueden explicar es lo que sucede algunos días del mes, en que la corriente cambia de sentido hasta catorce veces en un mismo día.  Este fenómeno atrajo a científicos y observadores, tanto que el propio Aristóteles, sin poder resolver el enigma, se arrojó a las aguas del canal.

Debemos decir que más allá de que hoy conozcamos más acerca del fenómeno de las mareas, su relación con la luna, los movimientos de las corrientes marinas, y que se haya establecido que el mar está a diferentes niveles a ambos lados del canal… no muchos pueden explicar a ciencia cierta, los misterios de la fluctuación del agua en este canal.  Por eso si visitas Atenas, y te tomas el ferry hasta la isla, no dejes de pasar por su puentecito para dejarte fascinar por el misterio de las mareas de Calcis.

Foto: vía Flickr

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Eubea


Deja tu comentario