Paseos en Sidirokastro

Cerca del verde valle del río Strymonas se encuentra Sidirokastro, una ciudad de paso para muchos de los transportes que se dirigen de Grecia a otros países de Europa del Este o del norte del continente.

Frecuentada por muchos turistas, es también un interesante atractivo en sí misma. El castillo medieval, las ruinas bizantinas, y los centros de spa y belleza son algunas de las opciones más recomendables de Sidirokastro.

Situada unos 25 kilómetros al noroeste de Serres, y con un paisaje que incluye a las montañas Vrontou y Angistro al norte, este pueblo está dividido en dos partes. Stavros y Kalkanis, a uno y otro lado del río Krousovitis.

Ambas son antiguas y de arquitectura encantadora, y están unidas con pequeños puentes para cruzar a pie sobre las aguas del río. La iglesia de Agios Dimitrios, excavada en la roca, es uno de los principales sitios para visitar en la ciudad.

También el Fuerte Issari es una vista imperdible. Fue construido por el Emperador Basilio II, en la zona noroeste de Sidirokastro. A él debe el pueblo su nombre, que significa el Castillo de Hierro, al igual Demir Issar en turco.

Los amantes de la naturaleza también quedarán encantados con esta ciudad. El lago artificial Kerkini, surgido a partir de la presa construida en el río Strymonas, forma parte de un área de ecosistema húmedo que constituye la frontera natural entre Grecia y Bulgaria. Allí habitan más de 300 especies.

Quienes deseen dedicar algo de tiempo y cuidado a su bienestar, las termas de Sidirokastro son la opción perfecta. Con una temperatura de 45ºC, reciben a miles de personas cada temporada, y allí se ofrecen actividades recreativas y terapéuticas.

En invierno, los aficionados a los deportes de nieve pueden acercarse a Sidirokastro para luego alcanzar el cercano resort de Lailia, que además permanece abierto durante el resto del año.

Foto Vía: Serrelib



Etiquetas:

Categorias: Peloponeso


Deja tu comentario