Siguiendo las huellas de Odiseo, en Itaca

Castillo de Odiseo, Monte Aetós, Ítaca, Islas Jónicas

El nombre de la isla de Ítaca, una de las más pacíficas del conjunto de las Jónicas, es famoso mundialmente por su mención en los relatos de Homero. Ya en el siglo VIII, el poeta ciego recitaba la incansable lucha de Odiseo por regresar a ella, su patria, tras la feroz Guerra de Troya.

En varios sitios de Ítaca es posible hallar rastros que parecen remitir al héroe de las epopeyas homéricas. Sobre el Monte Aetós, 5 km. al oeste de Vathy, la capital de la isla, se encuentra la acrópolis de una ciudad datada en el siglo VII a.C. La tradición indica que aquí se encontraba el castillo de Odiseo, en el que Penélope lo esperó durante años.

Una serie de marcas rojas indican el camino para llegar hasta la entrada de piedra y los escalones que dan paso a la antigua construcción…

Hay que partir desde una choza de madera que se encuentra tras la capilla, al pie del monte. En las alturas también es posible observar los restos del recinto en el que Emaús, sirviente de Odiseo, ocultó el último cerdo de su amo, como símbolo de su lealtad.

Quienes pasean por esta zona habitualmente la aprecian en particular por las hermosas vistas que pueden obtenerse de las bahías que se extienden a ambos lados de Aetós. Una de estas bahías Dexia, y se la identifica con el puerto de los Forkis, que según Homero fue el sitio en el que los Faecianos depositaron el cuerpo de Odiseo durmiente en la playa.

Las pruebas para sustentar la relación establecida entre el personaje mítico y las ruinas halladas sobre el monte Aetós son cuestionables, pero sí es seguro que la imagen de este héroe cuya historia dio la vuelta al mundo está muy arraigada en la isla de Ítaca.

Como ejemplo de esto, en el pueblo de Stavros, a 3 km. de Vathy, se encuentra una estatua de Odiseo durmiente, tal como fue dejado en la costa de Dexia.

Foto Vía: the-greek-villa.com

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Historia de Grecia, Itaca


Deja tu comentario