Amarynthos, en la isla de Eubea

Amarynthos

La isla de Eubea o Evia es la segunda más grande de Grecia después de Creta y una de las más hermosas. Forma parte de la prefectura de Eubea junto con sus hermanas del Golfo de Eubea, algunas islas pequeñas como Skyros y una parte del continente. Mar, montaña, playa, bosque, la singular belleza del paisaje griego y todos sus ingredientes culturales como pequeños pueblos, iglesias y monasterios, harán de éste un viaje inolvidable.

Hay muchísimo para ver y hacer en la isla de Eubea, pero hoy nos dedicaremos a Amarynthos, una preciosa y cosmopolita ciudad, de gran belleza natural y muchas comodidades para los visitantes. Verde y azul por su combinación de montaña y mar, se dice que en Amarynthos nunca se pone el sol, pues el astro rey ¡no puede dejar de admirar la belleza de sus paisajes!

Si la idea es quedarse, aquí encontrarán abundante y muy buena hotelería y restaurantes, donde se sirven sus famosos pescados, los mejor del Golfo de Eubea. Los entusiastas de la arqueología se sentirán a gusto: según la leyenda, la cima de la colina de Paleochora fue elegida por la diosa Diana Amarinthia para construir su santuario.

Se cree que esta región estuvo habitada desde los tiempos más remotos; los hallazgos arqueológicos han revelado la presencia humana desde el Neolítico, y se han encontrado vestigios de la Edad del Bronce y de la arquitectura protohelénica.

También se encontraron artefactos similares a los de las islas Cícladas, en el mar Egeo, lo cual pone de manifiesto la relación entre ambas culturas: de hecho, Amarynthos aparece como una de las ciudades más importantes y su nombre está registrado en las famosas Tablillas de Tebas.

Para saberlo todo acerca de Amarynthos, lo mejor es visitar su Museo del Folklore. Allí se pueden ver todo tipo de objetos y herramientas que nos ilustran acerca de la vida cotidiana de los habitantes de Amarynthos, en especial sus hermosos tejidos y bordados.

Además de admirar sus bellezas naturales, se pueden visitar las pequeñas iglesias y monumentos, como la catedral de la Anunciación de la Virgen María, en el centro de la ciudad, construida en piedra cincelada. El iconostasio está exquisitamente tallado en mármol.

Por otra parte, un camino pavimentado de 7 Km. de largo conduce al Monasterio de San Nicolás, una preciosa iglesia bizantina construida en el siglo XII, ubicada a 500 metros de altitud en la cima de la montaña Kotylaia sobre un templo precristiano, con sus murales de rara belleza.

Foto: Prefectura de Eubea



Etiquetas:

Categorias: Eubea


Deja tu comentario