Algunos atractivos de la Laguna de Messolonghi

Puerto de Mesolongi

Messolonghi es la capital de la prefectura de Aetoloakarnania o Akarmia; con sus 18000 habitantes, se levanta entre las lagunas de Messolonghi y Kleisova en el estuario que forman los ríos Eveno y Aqueloo, en un entorno natural de incalculable belleza.

Se cree que su nombre es de origen italiano y significa “ciudad entre dos lagos”, y su historia y la de sus valerosos habitantes se remonta al siglo XIII.  En 1826 el famoso «Exodo de Messolonghi» marcó el inicio de la historia griega moderna. Desde su reconstrucción en 1937, es considerada una ciudad sagrada.

Según la leyenda, Messolonghi o Mesolongi fue construida por piratas de Dalmacia y al principio eran tres pequeñas islas que con el tiempo se convirtieron en una sola. Durante el Renacimiento fue una aldea de pescadores; en realidad, el comercio pesquero y la construcción de barcos dieron origen a su gran desarrollo y su flota de cincuenta barcos fue la más grandes de Grecia y del extranjero.

Hay mucho para ver y hacer aquí en Mesolongi, como visitar el Jardín de los Héroes, un memorial dedicado a todos los pueblos libres del mundo sembrado de tumbas y estatuas de los combatientes griegos, conocer las historias de los héroes de la ciudad o recorrer la Galería de Arte ubicada en el antiguo Ayuntamiento.  Pero uno de sus principales atractivos son las emocionantes puestas de sol en la hermosa laguna, a la que nos dedicaremos hoy.

Interesará al visitante saber que la Laguna de Messolonghi tiene una superficie de 150.000 ha, siendo la segunda laguna más grande del Mediterráneo; el humedal está bajo protección de la Convención Ramsar y el tratado Natura 2000, y los peces y aves se reproducen con gran facilidad.  La pesca se realiza con métodos tradicionales cuando los peces se abren paso desde la laguna hacia las aguas profundas del Mediterráneo. Las especies más preciadas son el salmonete gris y la anguila, que curada en sal se ofrece como “petali”, un plato típico.

La región es un paraíso para los observadores de aves y cazadores de imágenes, ya que hay un sendero de 5 Km. de extensión desde la bahía de Messolonghi hasta la playa de Turlida que conduce a través de la laguna Klisova.  Una parte de esta laguna se ha convertido en una de las salinas más grandes de Grecia y sus barros son muy buscados por el turismo de salud por sus beneficios para la piel, músculos y huesos; de hecho, estos baños medicinales atraen miles de visitantes cada año.

Foto: Stathis Patsourakis

Imprimir

Categorias: Mesolongi


Deja tu comentario