Veria, la «pequeña Jerusalén» de Grecia

Veria

A los pies de la montaña Vermio y surcada por el río Tripotamo, Veria fue la segunda ciudad más importante de la antigua Macedonia después de Pella, y lo siguió siendo hasta el imperio bizantino; de hecho, fue la tercera ciudad más importante después de Constantinopla y Tesalónica.

Hoy en día es una ciudad moderna, capital de la provincia de Emacia, que conserva sus barrios históricos, monumentos notables y más de cincuenta iglesias bizantinas que le han otorgado el título de Pequeña Jerusalén.

Hay muchísimo para ver y hacer aquí en Veria, como visitar Elia, de gran belleza y con impresionantes vistas de la llanura de Emacia, Seli, una poco conocida estación de esquí, o la represa del río Aliakmon, a pocos kilómetros de la ciudad.  Pero hoy nos dedicaremos a la ciudad.

Comencemos nuestro recorrido por la parte antigua. Poblada desde hace 2700 años, es considerada la ciudad más antigua de Macedonia continuamente habitada, con el mismo nombre y la misma ubicación. Vivió sus años más gloriosos durante las épocas helenística y romana; fue una metrópolis brillante y aquí se realizaron las olimpíadas en honor a Alejandro el Grande.

Muchos vestigios de la ciudad antigua han llegado hasta nuestros días y se pueden visitar, como la Torre de Mármol en la entrada norte, la vía romana a lo largo de la calle Metrópoli y muchas construcciones subterráneas. La torre de mármol se encuentra al norte de la fortificación; fue construida en el siglo III a.C.

La ciudad bizantina se traduce en un impresionante conjunto de templos y edificios, como las iglesias de pisos de mosaico que se encuentran en el centro de la ciudad amurallada; para saberlo todo acerca de esta época, lo mejor es visitar el Museo Bizantino y maravillarse con sus colecciones, y también el sitio arqueológico de San Patapios.

Los templos albergan bellas imágenes, muchas de las cuales se exponen en el Museo Bizantino; son templos de exquisito arte y espiritualidad. La mayoría son pequeñas basílicas, con techos de madera, dispersas en la ciudad antigua, y también hay muchas de tiempos posteriores.

En 1912, cuando Veria pasó a formar parte de Grecia, se registraban setenta y dos templos religiosos. Actualmente se conservan unos 50, catalogados como monumentos de gran valor histórico y artístico. Estas viejas y pequeñas iglesias bizantinas, surgiendo desde calles estrechas o carreteras principales, de apariencia simple, invitan al visitante a un diálogo apasionante a través del tiempo.

Es muy fácil llegar a Veria, que se encuentra a 510 Km. de Atenas y 68 Km. de Tesalónica.  Si llegan entre el 15 de agosto y 15 de septiembre podrán disfrutar de la Imathiotika, un tradicional evento cultural con teatro y música en las calles.

Foto: vía Wiki Commons



Etiquetas:

Categorias: Macedonia


Deja tu comentario