El Festival Esquilo, en Elefsina

Festival Esquilo

El gran poeta y trágico griego Esquilo perteneció a una gran familia de Eleusis, actualmente Elefsina, una pequeña ciudad a 30 Km. al noroeste de Atenas en la que se realizaban unas extrañas ceremonias llamadas Misterios Eleusinos. Actualmente pertenece al área metropolitana de Atenas y es uno de los principales centros industriales del país.

Sin embargo no siempre fue así. Alrededor del año 525 antes de nuestra era, cuando nació Esquilo, este lugar fu escenario de grandes batallas en las que sus habitantes lucharon con valentía. Cuenta la leyenda que Esquilo era un niño fue visitado por Dionisio quien le anunció que escribiría tragedias.

Poco se sabe de su vida excepto que presentó sus primeras obras en ocasión de la Séptima Olimpíada, en el año 500 a.C., y que era muy popular en Atenas. Viajó a Siracusa, donde vivió entre 472 y 468 a.C. y luego de un breve período en Atenas, en el año 458 a.C. partió nuevamente y ya nunca regresó. Se sabe que obtuvo trece premios olímpicos. Escribió cerca de noventa tragedias de las que sólo se conocen siete; fue el máximo creador de la tragedia griega antigua, un clásico que esta cultura ha legado al mundo.

Para resaltar la memoria y la obra de Esquilo, la ciudad de Elefsina organiza cada año, a fines de verano o comienzos del otoño, el Festival Esquilo, con importantes eventos como conciertos con artistas conocidos y nuevos, danza, representaciones teatrales, documentales, ecología, artes visuales, instalaciones de video arte y debates.

Las presentaciones se realizan en diversos escenarios, como el sitio arqueológico bajo la luna llena, el Teatro Nacional, espacios de teatro y centros culturales de la ciudad y se extienden durante un mes y medio. Inclusive se realizan noches de cine en la playa.

Interesará al visitante saber que el sitio arqueológico es el magnífico templo dedicado a Démeter; su Patio Sagrado era un lugar de encuentro ya que allí finalizaba el camino que conectaba Atenas con Eleusis, justo donde estaban los altares para las ofrendas. En el patio se encontraba otro templo, construido en el siglo II d.C., dedicado a Artemisa.

Otros espacios del yacimiento son el Pozo de Calíchoron, lugar de descanso de la diosa Demeter y escenario de una danza interpretada por las mujeres, y el Telesterion, una sala con muchas entradas y ocho gradas ubicadas una en cada uno de sus cuatro lados, donde se celebraban los misterios.

Después de los espectáculos del Festival Esquilo, nada mejor que acercarse a alguna de las muchas tabernas de playa que hay a lo largo de la costa de Elefsina y disfrutar de un plato de pescado acompañado con tsipouro.

Foto: Agrotravel



Etiquetas:

Categorias: Atenas


Comments are closed.