Aguas termales de Methana, tierra de volcanes

methana

En la Prefectura de Ática, en la comunidad de El Pireo, se encuentra el municipio de Methana, una pequeña joya azul y brillante a la orilla del mar, con sus playas limpias y pequeños y preciosos puertos. Los visitantes que buscan la tradicional hospitalidad griega y algunas jornadas de relax y tranquilidad, han llegado al lugar indicado: Methana es una de las estaciones termales y de salud más renombradas de Grecia y hasta de Europa. De hecho, sus aguas curativas eran conocidas desde la antigüedad.

Methana es una pintoresca península en la costa oriental del Peloponeso, al noroeste de El Pireo, bañada por las tranquilas aguas del Golfo Sarónico.

Las excavaciones arqueológicas han revelado que estuvo poblada desde la Edad de Piedra, y actualmente es uno de los destinos turísticos preferidos para escapar de la gran ciudad y relajarse en un ambiente natural, complementando los baños termales con caminatas a travès de la montaña perfumada de hierbas y flores silvestres e inclusive ¡ascender al cráter de un volcán!

Se cree que la península de Methana es el resultado de la actividad volcánica; según algunas teorías, se produjo una gigantesca erupción entre los años 277 y 240 antes de nuestra era, durante el reinado de Antigonos Gónatas, acontecimiento descripto por distintos autores como Pausanias y Ovidio.

Hasta el momento se han encontrado treinta cráteres volcánicos; el primer se descubrió en 1867, y el más importante se encuentra cerca de la aldea Kammeni Hora, con su impactante borde de lava roja en medio de un paisaje de estremecedora belleza, a 425 metros de altitud.

De la boca de este cráter nace un arroyo que desemboca en el mar después de recorrer aproximadamente cien metros; pero toda la península es recorrida por cristalinas aguas que llegan hasta el Golfo Sarónico. Estas aguas son portadoras de preciosos oligoelementos y minerales con propiedades terapéuticas únicas, que ayudan a curar muchas enfermedades y revitalizar el organismo a cualquier edad, devolviendo a la piel la frescura y vitalidad de la juventud.

Las aguas de Methana tienen una temperatura entre 34 y 41ªC y son ricas en sulfuros y sales de minerales como sodio, magnesio, calcio, potasio; aquí encontraremos también las sorprendentes aguas carbonatadas, con grandes cantidades de ácido carbónico o dióxido de carbono se encuentran al noroeste de la península, cerca de la antigua acrópolis.

El corolario ideal para nuestras jornadas terapéuticas será la no menos gratificante oportunidad de disfrutar de la excelente gastronomía local, en base a pescado fresco, pulpo, buen vino, ouzo y los tradicionales postres de Methana: amigdalota, que es un dulce hecho con almendras, y galactoboureko, un pastel tradicional de crema dulce.

Como véis, paisajes dulces, maravillosa tranquilidad y una gastronomía exquisita.

Foto: Wiki Commons



Etiquetas: ,

Categorias: Peloponeso


Deja tu comentario