Caminata fácil y bonita en Negades, Ioannina

Iglesia en Negades

Zagoria, en la Prefectura de Magnesia, región del Epiro, en la parte noroccidental de Grecia, tiene una gran diversidad geográfíca: rodeada de montañas, profundos barrancos, ríos y lagos de montaña, ofrece además una impactante variedad vegetal y animal, con especies raras como la gamuza de los Balcanes.

Sus habitantes son respetuosos de la Naturaleza y celosos guardianes de su autenticidad, conservando una arquitectura local profundamente influenciada por las tradiciones y el entorno.

Zagoria se encuentra dentro del Parque Nacional de Vikos – Aoos, ideal para el ecoturismo; es uno de los lugares preferidos por los alpinistas, y una de las zonas más populares para la práctica de deportes de aventura, como trekking, montañismo, kayak, rafting o bicicleta de montaña.  Aunque algunos visitantes prefieren la silenciosa y pacífica contemplación de la Naturaleza, los entusiastas del turismo ecológico pueden encontrar otras opciones, en pequeñas aldeas como Kapessovo, Kipi y Negades.

Precisamente en Negades se puede realizar una caminata disfrutando de las magníficas bellezas naturales, ya que es muy fácil: tiene sólo tres kilómetros de extensión que se completan en sesenta minutos, partiendo de la plaza principal para llegar a la fuente que se encuentra en la parte baja de la aldea.  Antes de partir, interesará al viajero saber que nos encontramos a 220 metros sobre el nivel del mar y que la aldea de Negades lleva el nombre del primer colono, Negas; se encuentra en la ladera de una colina de exuberante vegetación y sus pocos habitantes se dedican a la actividad forestal.

Aquí encontraremos la antigua iglesia de San Jorge, construida en 1795, una de las iglesias más importantes del Epiro ya que alberga unas raras pinturas murales en las cuales los personajes principales son Aristóteles y Plutarco, y un admirable iconostasio. En realidad se trata de un complejo de tres basílicas, dedicadas a San Demetrio, San Jorge y la Santa Trinidad, cada una con su altar; la iglesia está rodeada por un atrio, con la típica arquitectura de Epiro.

La ruta descendente nos llevará a través de las casas del pueblo; al llegar a un cruce que conduce a la fuente Valadimeris tomamos un desvío circular que dejará al pueblo a nuestra izquierda. Al cabo de unos 150 metros encontraremos un molino de agua abandonado, al que es difícil acceder ya que está rodeado de una densa vegetación.

El camino nos lleva ahora en dirección a la capilla de San Nicolás; aquí podemos visitar unos antiguos cultivos aterrazados hoy abandonados, y dos puentes de piedra. Si regresamos a la capilla y tomamos un viejo camino, podremos disfrutar de la vista de los cultivos en terraza, regados por manantiales de la montaña, que ponen una nota de frescura.   Continuando por este camino llegaremos a la fuente, momento ideal para un descanso reparador. El camino de la izquierda conduce a la plaza, el punto de partida de nuestra ruta.

Foto: Vía Panoramio – Geravelis

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Ioannina


Deja tu comentario