Sitia, tierra mítica del aceite y el vino

Puerto de Sitia

Sitia es una pintoresca ciudad, construida en una forma de anfiteatro junto al mar en el golfo del mismo nombre; pertenece a la prefectura de Lasithi, en el extremo norte-oriental de la isla de Creta. Con sus 9000 habitantes, es bien conocida por sus limpias playas de arena y su impactante patrimonio cultural y monumental.

Todo nuestro recorrido estará marcado por las huellas de las antiguas culturas, como el extraordinario palacio minoico en Zakros, las ruinas de la poderosa ciudad de Presos y los restos de la aldea pre-minoica en el pueblo pesquero de Mochlos; objetos y artefactos recolectados en estos yacimientos arqueológicos pueden observarse en los museos locales en los que son cuidadosamente preservados.

Es que la región es la cuna de la civilización europea, como se puede ver en más de 80 sitios arqueológicos que son la prueba viviente del gran desarrollo que tuvo esta área hace seis mil años, desde el antiguo santuario minoico donde se rendía culto a Zeus hasta las primeras iglesias cristianas.

Las bellezas naturales no son menos importantes; en este punto se unen tres continentes, y como pocos lugares en el mundo, su paisaje ha sido modelado por los abrasadores vientos del sur y los helados del norte, creando majestuosas montañas, llanuras fértiles, exuberantes valles escondidos y crestas escarpadas, en una tierra de contrastes. Arroyos y barrancos, cuevas y acantilados, playas de arena blanca y costas rocosas harán las delicias de los senderistas y buscadores de aventuras.

Este magnífico patrimonio cultural y natural es custodiado por sus habitantes, cuyas tradiciones se remontan a la época minoica y se expresan en su Festival anual, para el cual organizan conciertos y se interpretan las danzas y canciones transmitidas de generación en generación.

Es muy fácil llegar a Sitia, ya que cuenta con un aeropuerto que la comunica diariamente con vuelos desde y hacia Atenas y otras ciudades de Grecia; por otra parte, su puerto está comunicado diariamente con El Pireo y otras islas griegas. También se puede llegar en autobús, por un camino costero que une el mar de Libia con el de Creta,o por una ruta que va por la costa de oeste a norte a través de los pueblos más pintorescos de la región.

Si la idea es quedarse, la tradicional hospitalidad de Sitia les permitirá disfrutar de apartamentos y habitaciones amuebladas en la ciudad y en otras aldeas vecinas.  No dejemos el lugar sin saborear los dos clásicos gastronómicos de la aldea: el aceite de oliva puro, reconocido internacionalmente, que se elabora combinando el estilo tradicional con las más modernas tecnologías particularmente admirado por su textura aterciopelada, y una copa de Topikos, el vino local, de maravilloso sabor y color.

Foto: Wiki Commons



Etiquetas:

Categorias: Creta


Deja tu comentario