Lugares poco visitados cerca de Atenas

Dique de Maraton

Si ya han recorrido la ciudad de Atenas, la Acrópolis y el barrio de Plaka, y todavía les queda tiempo extra, les invitamos a tomar el tranvía o el autobús y alejarnos apenas una hora de Atenas.  Hay algunos lugares muy interesantes para ver y cosas para hacer que no siempre figuran en las guías turísticas.

Rafina: Ideal para pasar una tarde relajada, con buena comida y bebida; se encuentra al otro lado del monte Himetos y es como ir a una isla. Los restaurantes ofrecen comida griega como kalamarakia (calamares fritos), mareedes (pescado frito) y otros productos del mar, acompañados con ouzo, vino o cerveza.

Desde aquí hay transbordadores a las Cícladas y Eubea y un catamarán a Mikonos; la larga playa es muy concurrida los domingos. La mejor época para venir aquí es en invierno, ya que hay menos gente, y en lo posible evitar los fines de semana. Aquí se puede visitar el Santuario de Artemisa.

Vravrona: Se encuentra entre Loutsa y el puerto deportivo Rafti. Aquí se encuentra el famoso Templo de Artemisa del siglo VI A.C., es un lugar tranquilo, con granjas,  viñedos y bodegas que se pueden visitar, junto con el Museo arqueológico.

Maratón: Aquí se produjo la famosa batalla en que los persas fueron derrotados por los atenienses; una placa y un olivar recuerdan el campo de batalla.  También es el punto de inicio de la famosa carrera.  Lo más sorprendente es la presa de mármol, única en el mundo y realmente espectacular. Se puede llegar hasta Nea Makri, antigua base de comunicaciones de la marina norteamericana, actualmente con restaurantes y buenas playas, y Oropos, también con playas, cafés y restaurantes y donde se puede tomar un ferry hacia Eretria en Eubea. Es muy popular entre los turistas locales y los del Este.

Schinias: la mejor playa del Atica, una de las pocas con un bosque de pinos que llega hasta el mar.  Poco profundas y limpias, no muy visitadas fuera de temporada, son las favoritas de los turistas americanos y europeos.

Amfiaraion: Antiguo santuario cerca de las ciudades de Kalamos y Oropos, al norte de Ática, donde se toma el ferry hacia Eritrea o Eubea. Fue el santuario religioso más importante de Oropos durante el período clásico. Aquí se pueden ver algunas columnas, una fuente sagrada que todavía tiene agua, baños, un anfiteatro y restos de viviendas.  Sus misterios continúan sin develar. Es un lugar bello y pacífico y casi nada visitado. Luego se puede ir a las playas de Agio Apostoli u Oropos para nadar y almorzar en una de las tabernas de pescado.

Ramnous: Famoso Sitio Arqueológico, aquí se encuentra un templo dedicado a Némesis, madre de Helena de Troya, impactante por su tamaño y antigüedad. Un antiguo camino lleva hasta otros edificios, y desde la cima de la colina se adivina perfectamente la ciudad antigua, sus cimientos y calles.

Antigua Egosthena en Porto Germanos. Porto Germanos es el mejor lugar para nadar en Ática; el mar azul y el pueblo al final de la bahía nos transportan a algún lugar remoto en Grecia aunque estamos a pocos minutos de Atenas. Lo más impresionante de Porto Germanos es la antigua Egosthena y la fortaleza, del siglo IV a.C., con murallas y torres intactas y una pequeña iglesia con impresionantes frescos muy antiguos y otros más modernos.

Además de los transportes públicos que os pueden llevar hasta aquí, también existe la posiblidad de alquilar un coche. Así nos olvidamos un poco de horarios, y vamos a nuestro gusto.

Foto: Wikipedia

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Atenas


Deja tu comentario