Amyndeo, vinos y tradición

Ruta Amyndeo Arnissa

Este pequeño pueblo en Florina, región de Macedonia, es muy conocido por sus vinos y sus posibilidades de enoturismo combinado con el aceite de oliva, y también por sus aguas minerales provenientes de Xino.

Sin embargo, no muchos saben que aquí se elabora un raki de alta calidad, clásica bebida de invierno que proporciona un bienestar balsámico y que, desde mediados de noviembre y durante treinta días se celebra la destilación del raki a la manera tradicional, en grandes calderos de cobre, que finaliza con noches festivas y embriagadoras.

Amyndeo es un lugar increíble que guarda registros de todos los tiempos, desde importantes monumentos prehistóricos hasta otros post bizantinos. Según se dice, aquí estuvo la ciudad helenística de Petron; pero además, aquí se puede disfrutar de las mejores tradiciones y manifestaciones folklóricas y populares de la región, como la costumbre del fuego de San Panteleimonas, a las 12 de la noche del 23 de diciembre de cada año.

En cada barrio se encienden hogueras que se acompañan con bandas de música, danzas y ambiente festivo alrededor; la costumbre es que el jefe del grupo entregue a todos los participantes unas mazas de madera conocidas como «tapouzes», que son sumergidas en las aguas del lago para bendecirlas y después de hacer con éstas la señal de la cruz sobre las hogueras, son utilizadas para bendecir todas las casas de la aldea. Las mujeres en cada hogar dan la bienvenida a los participantes y les agradecen la bendición ofreciéndoles un bollo dulce en forma de anillo llamado «koulatsa».

Otros lugares para visitar: Lagos Vegoritida y Petron, que cuentan con importante infraestructura de turismo alternativo, ofreciendo hospitalidad a los visitantes. Aetos, incluida en la Red Natura 2000, con el macizo de Vitsi, sus lagos y centros ecologistas.

Dediquemos un párrafo a las aguas de Xino, provenientes del pueblo de Vitsiou en las montañas Vermios, una de las zonas más verdes de la prefectura de Florina, a 650 metros de altitud; allí se encuentran estos famosos manantiales naturales de aguas gaseosas.

Según su origen legendario, Alejandro Magno bebió de estas aguas y se bañó en ellas para preparar su cuerpo para la dura vida de un guerrero. En la época bizantina las fuentes eran visitadas por personas que sufrían diversas enfermedades, y durante la Primera Guerra Mundial, el comandante francés Frances de Espaire las consideró comparables con las mejores aguas minerales de Francia. En 1957 comenzaron a embotellarse con las más modernas técnicas para la época; actualmente la planta es administrada por las autoridades locales y además del agua, ofrecen bebidas refrescantes muy populares entre locales y visitantes.

Foto: Wiki Commons



Etiquetas: ,

Categorias: Macedonia


Comments are closed.