La antigua villa de Alonissos, en las Espóradas

El antiguo pueblo de Alonissos es un entramado de callejuelas tortuosas que es imposible recorrer en auto; por otra parte, la entrada de vehículos no está permitida por eso se recorren a pie y se disfruta de las casas blancas o azules, la sombra de los plátanos y las pequeñas iglesias luminosas.

Alonissos se encuentra en una cima desde donde se obtienen magníficas vistas del mar.  Al sur hay varias playas, como Megalo Murtia, Micro Murtia, Marpunda y Vrisitsa. Si la idea es quedarse, hay alojamientos baratos en las Islas Espóradas, concretamente en los pueblos gemelos de Rusum y Votsi, al fondo de una estrecha cala bordeada de preciosas playas.

También en la costa este encontramos unas hermosas playas de guijarros rodeadas de olivos, como Milia alos, Trotzi Ialos y Lefto Ialos, aunque también hay otras de arena como Hrisi Milia y Kokinokastro.

Alonissos posee un pequeño puerto pesquero, Steni Vala, frente a la isla de Peristera en una especie de mar interior. Otra playa de guijarros bastante solitaria es Agios Dimitrios, detrás de un lago donde nidifican las aves migratorias.

La costa norte es más árida, y tiene una solitaria playa de guijarros llamada Gerakas, y las de la costa oeste no son accesibles por carretera ni por barco; en cambio, es una zona ideal para la práctica del senderismo.

Conozcamos un poco de la historia de esta villa: es la segunda ciudad de la isla, y fue trasladada en 1965, después de que un terremoto destruyó la ciudad antigua construida en la época medieval.  La isla en la antigüedad se llamaba Ikos, y Alonissos era el nombre que le daban los griegos antiguos; se sospecha que en la prehistoria estaba conectada a otras islas y a Tesalia.  En la época clásica Ikos tuvo dos ciudades, una donde está la actual Kokkinokastro, de la cual podemos observar las murallas, y la otra era Alonissos.  Famosa por sus vinos finos, que exportaba en ánforas, debió ser muy importante por la cantidad de antiguos naufragios detectados en la región.

En la década del 90 del siglo XX la ciudad comenzó a recuperar su esplendor y actualmente es una villa turística en la que se escucha hablar todos los idiomas.

No dejemos la villa sin probar dos de sus preparaciones culinarias emblemáticas: calamares rellenos con cebollas, ajo y arroz, bañados en una salsa de tomate. limón, perejil, sal y pimienta, y los higos a la moda del lugar, es decir, cocinados al horno unos quince minutos y luego bañados con manteca derretida, almendras y canela.

Foto: Wiki Commons

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Alonissos


Deja tu comentario