La pequeña ciudad de Sappes, en Rodopi

Sappe

La ciudad de Sape o Sappes se encuentra a 28 Km. de Komotini y 32 Km. de Alexandroupolis; conocida desde los tiempos más remotos, ha servido de inspiración para escritores, historiadores y geógrafos.  Punto geoestratégico de la región, la ciudad ha sido testigo de muchos conquistadores: romanos, turcos, búlgaros; fue nombrada Ciudad en 1946, y actualmente es la segunda población más grande de la prefectura de Rodopi.

Es muy fácil llegar, tomando la vía Egnatia que la comunica con  Salónica, o por aire, desde los aeropuertos de Alexandroupolis y Kavala Chrysoupoli, con muchos vuelos diarios desde Atenas.

Se encuentra en un paisaje de novela; salvaje o montañoso o ambas cosas, es realmente fascinante y pacificador. Aquí encontraremos montañas y mar, acantilados y cuevas, colinas tapizadas de verdes de bosques de pinos, madroños o robles, y el valle, que crea innumerables rincones con encanto.

El municipio de Sappes se caracteriza por sus lugares de culto, su esperanza y su fe, además de atesorar recuerdos nostálgicos de tiempos pasados, con sus pintorescas casas en la parte vieja del pueblo. Por eso, Sappes es el destino de los viajeros que buscan lugares con personalidad.

Aquí se celebra anualmente el Festival Multicultural de la Ciudad de Sappes, en el mes de mayo. Este festival atrae gente de todos los rincones de Tracia; personas de diferentes orígenes se reúnen en el corazón de esta región, para defender los principios de la multiculturalidad y demostrar las ventajas de la convivencia de personas de etnias y culturas diferentes.

Si la idea es quedarse, se encontrarán buenos alojamientos ya que la Municipalidad cuenta con buena infraestructura turística, modernos hoteles que ofrecen vistas panorámicas de la ciudad, alojamientos eco-turísticos que se complementan estéticamente el paisaje y lugares ideales para los enamorados de la vida natural. También hay campings.

Lugares para visitar: la antigua Vía Egnatia, la Santa Iglesia de Agios Dimitrios, del siglo XIX; disfrutar del bosque de pino negro, verdadero monumento natural, así como los bosques de gigantescos robles; los yacimientos de rocas que fueron utilizados como canteras en los tiempos prehistóricos, donde se desenterraron herramientas de piedra de cien mil años; visitar el puente romano sobre el río Lisse.

Cosas para hacer: Observar (o animarse) la pesca con arpón desde las rocas de la playa; explorar las cuevas de Estrimón, habitadas durante la era neolítica; explorar el Castillo del que recientemente se ha descubierto una parte hasta ahora inexplorada, Nueva Santa; visitar el Santuario del Jinete de Tracia; disfrutar del espacio de recreación de Santa, de singular belleza.

Foto: Municipalidad de Sappes



Categorias: Tracia


Comments are closed.