Musica y gastronomia de Kasos, en el Dodecaneso

Amanecer en Kasos

Kasos es la isla más meridional del Dodecaneso, la más cercana a Creta pero esencialmente el eslabón entre Asia Menor y Grecia. Orgullosa de su historia, nos invita a descubrir sus bellezas naturales y sus dos principales riquezas culturales: la gastronomía y la música.

Podemos llegar a Kasos mediante el ferry que abordaremos en Creta o el Pireo; también en avión desde Atenas. Dentro de la isla hay buenas carreteras que unen los pueblos y permiten al visitante recorrer todos los lugares de interés turístico de la isla, como los ciento dos templos que dan testimonio de la profunda religiosidad de su gente.

Pero vayamos a los alimentos para el cuerpo y para el alma. La riqueza gastronómica surge del contacto entre los isleños con el mundo exterior.   El gran protagonista de la gastronomía de Kasos, fuertemente influenciada por el Oriente, es el relleno. Así, encontraremos cordero relleno con “paspara”, una mezcla de arroz, cebolla, hígado, especias y tomate; verduras y calabacines rellenos y las tradicionales hojas de parra rellenas.

La influencia italiana se nota en las pastas, especialmente los macarrones artesanales servidos con cebollas asadas y “sitaka”, un queso de cabra, y la egipcia en los platos elaborados con arroz. No podían faltar los frutos de mar y se dice que la tinta de los calamares de Kasos es la más negra del mundo. En cuanto a lo dulce, los pasteles rellenos de crema de queso y especias, la “moschopougkia” rellena con almendras y nueces. Los productos lácteos son deliciosos, hechos con leche de cabra o de oveja, como los quesos y entre éstos el “drylla”, pura crema, y la mantequilla llamada “kaouli” que se procesa en una bolsa de cuero.

Los habitantes de Kasos también alimentan el espíritu y lo hacen a través de la música; es proverbial la riqueza de su tradición musical y la música juega un papel central en la vida de la isla. Influenciada por Creta y Oriente, sus instrumentos preferidos son el laúd y la lira; la letra y melodía de sus canciones son de estructura simple, asociadas a los momentos de la vida cotidiana; recrean la “mantinada”, estilo satírico cretense, y la innata inclinación a la música y  talento musical de los isleños fue resaltado por el gran compositor griego Manolis Kalomiris, que con gran entusiasmo grabó e interpretó su música en diferentes conferencias y conciertos.

La música y tradición poética de Kassos fueron recogidas en un libro llamado Dodecaneso Lyras, esfuerzo monumental que puso de relieve que existen más de sesenta y tres diferentes melodías en esta pequeña y casi despoblada isla.

Foto: Kasos



Categorias: Dodecaneso


Deja tu comentario