Metsovo, en invierno y en verano

Metsovo

Metsovo es una ciudad que creció en las faldas del Monte Pindos, rodeada de bosques centenarios, justo en el límite entre el Epiro y Tesalia y bajo el puerto más alto de Grecia, a 1.705 m.s.n.m. En la década de los 80 del siglo pasado se construyó un túnel que fue en su momento el más largo en Grecia; actualmente forma parte de la autopista Egnatia A2, la ruta principal de este a oeste del país y que asegura la conexión con Turquía y los puertos marítimos adriáticos y jónicos. Es una obra de gran magnitud por las dificultades del terreno y para su realización se utilizaron innovadores sistemas de estabilización de la roca.

  • Cosas para ver en la ciudad:

– El Museo Averoff, dedicado a Georgios Averoff, benefactor de Grecia en cuyo honor la Universidad Técnica Nacional de Atenas se llama Metsovion.

– El Museo de Arte Popular, instalado en la mansión Tositsa, que perteneció a Miguel Tositsa, fundador de la Escuela Politécnica de Atenas. Se puede visitar su lujoso interior, con habitaciones revestidas en madera tallada inclusive los techos, y decoradas con alfombras, tejidos, bordados, objetos de orfebrería, cobres repujados e iconos, albergando además un monumental samovar.

– La iglesia de Agía Paraskeví con su rico interior labrado y decorado. Monasterio de San Nicolás, parece una casa rural y alberga un museo de iconos del siglo XIV; los muros están cubiertos de frescos de los siglos XVI y XVII; llama la atención la profusión de dorados, esculturas e iconos.

Metsovo es un popular destino de vacaciones de invierno ya que el Monte Pindos invita a realizar muchas actividades relacionadas con el ecoturismo y el contacto con la naturaleza: visitas ecológicas guiadas, montañismo, deportes acuáticos como canotaje, senderismo a orillas de lago y mucho más. Se perfila así como una forma de turismo alternativo que pretende recuperar las bellezas escondidas y comparte la cultura de quienes viven o vivieron en esos lugares.

Posee además una pequeña estación de esquí, Karakoli, sobre el monte Pindos. Sus pistas para principantes y de mediana dificultad la hacen ideal para familias y turistas que buscan cierta tranquilidad. Posee una aerosilla de 800m. y un pequeño restaurante.

Pero Metsovo también recibe visitantes en verano, ya que su aire fresco y puro junto con sus famosos quesos locales, Metsovone y Metsovela; vinos de las bodegas de la familia Averoff y truchas del lago, hacen una combinación ideal. Otros productos característicos de la región son los textiles, bordados y tallas en madera.

Foto: Bogdan Giuşcă

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Epiro, Tesalia


Deja tu comentario