Pythagorio, cuna de genios

pythagorio

Pythagorio, casco de la antigua ciudad de Tigani y capital de este municipio en la isla de Samos, es un lugar pintoresco y lleno de vida, justo enfrente de las costas de Turquía. Fue la capital de la isla durante el siglo IV a.C., y todavía se pueden visitar los restos de esa antigua ciudad.

El municipio de Pythagorio abarca áreas de incomparable belleza natural y de gran importancia histórica, costas magníficas y dos sitios declarados Patrimonio de la Humanidad: el templo de Hera y el antiguo Puerto de Pythagorio. Aquí nacieron genios de las ciencias como el matemático, músico y filósofo Pitágoras, considerado inventor de la escritura musical y la musicoterapia, y el astrónomo Aristarco entre muchos otros.

Actualmente Pythagorio es un importante destino turístico y de congresos, sede anual de conferencias científicas, políticas y culturales de magnitud internacional.

Cuna de la diosa Hera, aquí se encuentra un templo en su honor que es el más grande y rico de todos los templos griegos. La ciudad fue fundada por el Argonauta, y sus pobladores están seguros de que aquí nacieron el cultivo de la vid y la elaboración del vino. Como sea, las excavaciones arqueológicas revelan que aquí estuvo la ciudad más importante desde la Edad del Bronce hasta el año 3000 a.C.

El puerto de Pythagorio, construido durante el reinado de Polikrates, alabado por Herodoto, es considerado el puerto artificial más antiguo del mundo; actualmente amarran aquí miles de yates durante todo el año, y en sus alrededores encontramos tabernas, bares, cafés y clubes nocturnos que lo convierten en el mejor lugar de diversión nocturna de Samos.

La animada actividad cultural incluye el Museo Folklórico de la Fundación Nikolaos Dimitriou, el Festival Internacional de Manolis Kalomiris; el Festival de Teatro, dedicado al teatro griego antiguo moderno, y el Festival de Documentales del Mediterráneo.

Es un excelente punto de partida para viajar por las costas de Asia Menor y las antiguas ciudades griegas de Jonia, y se puede dar un paseo en kaiki, el típico barco griego que nos llevará hasta las playas más remotas.

Si prefieren caminar, las estrechas calles de Pythagorio bordeadas de edificios neoclásicos, las ruinas de la antigua Samos, la plaza y el Ayuntamiento, junto con la estatua de Pitágoras, el Castillo de Licurgos, la Iglesia de la metamorfosis, el túnel de Ephpalinos, la Iglesia y cueva de Spiliani, los baños romanos, la Torre de Sarakinis, del siglo XVI y el lago Glifada son visitas inolvidables.

Foto: Photocompetition

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Islas Egeo Norte


Deja tu comentario