Maronia, tesoro de la arqueologia

Playa de Maronia

La ciudad de Maronia es un destino soñado para los entusiastas de los tesoros arqueológicos, monumentos históricos, pueblos tradicionales, cuevas, humedales y playas. Además, parece que hay pruebas irrefutables de que fue aquí donde, según Homero, Odiseo embriagó al cíclope Polifemo con el vino de Marón.

La ciudad nos invita a visitarla, aprender acerca de su cultura, disfrutar de sus famosos festivales de verano y abrir la mente a la imaginación y a los mitos, ya que reserva muchas sorpresas en sus alrededores, desde el sagrado monte Ismaros hasta los olivares del mar de Tracia.

La ciudad antigua estaba en la costa, en el mismo lugar en que hoy se encuentra Agios Haralambos con su pequeño y pintoresco puerto; según la leyenda, fue fundada por Maron, un sacerdote de Apolo, que vivía en medio del bosque sagrado del dios.  En el siglo VII a. C., fue colonizada por habitantes de Kios que la convirtieron en un importante centro comercial.

Los lugares arqueológicos más importantes se encuentran en el camino a la costa de Marmaritsa, donde se pueden ver los cimientos de una sacristía del siglo IV a.C.; allí se encontró la máscara de barro de Dionisio que se halla en el Museo Arqueológico de Komotini.  Más abajo está el antiguo teatro, del que pueden verse tres filas de asientos de mármol grabados con  nombres de ciudadanos; tenía capacidad para unas tres mil personas y su construcción es del período helenístico.

Un poco más abajo aun, se encuentran las impresionantes canteras de mármol de donde se extraían grandes bloques conformando un paisaje surrealista.  Por último, en el bonita barranco de Synaxis, en las estribaciones meridionales de Agios Georgios, se ha descubierto un pequeño monasterio bizantino construido sobre un antiguo santuario griego, donde se supone embarcaban los peregrinos hacia los grandes templos de Samotracia, pues este punto es el más cercano entre Tracia y la isla.

El otro camino es empinado y tortuoso y comunica Maronia con el centro turístico de Agios Haralambos. A cuatro kilómetros de Maronia, se puede ver parte de la antigua muralla oeste y dos torres cuadradas del siglo IV a.C., paredes de granito de 2 a 3 metros de espesor y hasta dos metros de altura. La torre cuadrada corresponde a la fortificación bizantina y es visible desde el puerto y distintos puntos del camino.  Más adelante podremos ver una antigua vivienda del siglo III a. C., con su salón con chimenea, habitaciones destinadas a telares, cuarto de baño y pisos de mosaicos multicolores.

Foto: Vía Panoramio

Imprimir

Categorias: Tracia


Deja tu comentario