Hipnos, el dios del sueño

Hipnos y Nix

Para los antiguos griegos, Hipnos era la personificación del sueño. Esta divinidad era hijo de Nix, la noche, quien le dio la vida ella sola, aunque algunas versiones dicen que el padre habría sido Érebo. Hipnos tenía un hermano gemelo (o hermanastro) de nombre Tánatos, que representa a la muerte no violenta.

Hipnos vivía con Tánatos en un lugar donde crecían abundantes amapolas y otras plantas relacionadas con sus capacidades hipnóticas. Este sitio difiere según las versiones: algunos dicen que era un palacio subterráneo cerca del de su madre Nix; o aseguran que era una cueva subterránea debajo de una isla por donde fluían las aguas de río Leteo, el río del olvido.

A lo largo de la historia, Hipnos fue representado habitualmente como un joven desnudo, con alas en los hombros o en las sienes. Algunas veces aparece barbado como su hermano Tánatos; otras, como un hombre dormido sobre un lecho de plumas y rodeado de negras cortinas. Sus principales atributos son un cuerno de opio que le sirve para inducir de sueño, un tallo de amapola, una rama de la que gotea el rocío del río Leteo y una antorcha invertida.

Una de sus leyendas cuenta que la diosa Hera le pidió a Hipnos que durmiera a su esposo Zeus y a cambio le prometió a Hipnos la mano de una Pasítea, una de las gracias. Hipnos aceptó pero Zeus despertó furioso y estuvo a punto de castigar a Hipnos hasta que su madre Nix intervino, salvándolo. Recordemos que Nix es una diosa primigenia y tenía gran poder sobre los dioses.

Hipnos finalmente se casó con Pasítea y tuvieron mil hijos, llamados Oniros, entre quienes estaban Fantaso, Iquelo y el popular Morfeo, que aparecían en los sueños de los reyes y poderosos. Morfeo se ocupaba del contenido animado de los sueños de los seres humanos, mientras que los objetos inanimados en los sueños eran producto de los demás Oniros. Otras versiones descartan el matrimonio con Pasítea y atribuyen la maternidad de los Oniros a Nix.

Hipnos también cumplió funciones como heraldo, cuando Hera le pidió que tomara la forma de Ceix, rey de Traquis en Tesalia, y se le presentara en sueños a su esposa Alcíone para informarle de su muerte, pues la mujer aún esperaba el regreso de su esposo, quien ya había fallecido hacia tiempo. Asimismo, Hipnos le concedió al pastor Endimion la habilidad de dormir con los ojos abiertos para poder admirar a su amada Selene, la diosa de la luna.

Aunque su hijo y ayudante Morfeo parece haberse llevado la mayor popularidad, Hipnos es una divinidad muchas veces representada en el arte occidental y a quien inevitablemente se la relaciona estrechamente con su hermano Tánatos pues, para los griegos, el acto de dormir estaba muy próximo a la muerte.

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Mitologia griega


Comentarios (1)

  1. Alejandra Rios dice:

    mm :D

Deja tu comentario