Nauplio y Micenas, ciudades de la discordia

Peloponeso es una de las regiones de Grecia con mayores emplazamientos arqueológicos del país. Además de Corinto, con su ajetreada historia de conquistas e invasiones, Olimpia, de monumentos incomparables, y Epidauro, con sus imponentes teatro y santuario, Nauplio y Micenas son dos destinos imperdibles de la región.

Micenas, Peloponeso, Grecia

Micenas despliega su encanto envuelto en las leyendas y la literatura homérica. Su compacta y austera fortaleza está escondida entre los pliegues de un monte de vegetación escasa. Por la Puerta de los Leones, se ingresa a ella como en un pasaje de la Ilíada. El sitio arqueológico fue identificado por Heinrich Schliemann, en 1847, luego de haber descubierto el emplazamiento de Troya, en Asia Menor. Muchos objetos valiosos fueron hallados allí, entre los cuales destaca la máscara de oro, una de las más representativas e invaluables piezas de arte del mundo antiguo. La máscara fue atribuida a Agamenón, pero algún tiempo después se comprobó que dataría de tres siglos antes.

Máscara de oro, Micenas, Peloponeso, Grecia

El Círculo Funerario es un conjunto de tumbas, ubicado cerca de la Puerta de los Leones. Sin embargo, no son las tumbas allí emplazadas las únicas de Micenas. Entre las más emblemáticas, de hecho, se encuentran las adjudicadas a Atreo, padre de Agamenón, y a Clitemnestra, su esposa y verdugo.

A pocos kilómetros de allí, la ruta conduce hasta Nauplio, en la costa del Egeo, al fondo del golfo de Argos. La historia que conserva esta ciudad es más reciente: su puerto apenas cuenta con ocho siglos de existencia. Venecianos y otomanos, que se disputaron por siglos el control del Peloponeso y del Mar Egeo, lucharon en innumerables ocasiones en dicho puerto. La ciudad guarda las marcas arquitectónicas de ambas culturas.

Fortaleza de Boutsi, Nauplio, Peloponeso, Grecia

El Bourtsi es una fortaleza construida sobre un arrecife que controlaba las entradas al puerto de Nauplio, y protegía a la ciudad de los ataques de piratas. En 1822, los rebeldes griegos tomaron la ciudad y la convirtieron en la primera capital de la Grecia liberada del Imperio Otomano, doce años antes de que Atenas fuera nombrada capital.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Micenas


Deja tu comentario