Los ermitaños de Karoulia, la cara más inusual del Monte Athos

Karoulia

En alguna otra ocasión hemos hablado de la belleza del Monte Athos así como de la gran cantidad de monasterios que podemos encontrar en él; y es que existe una amplísima lista de monasterios en la que destacan lugares como el Monasterio de la Gran Laura, el Monasterio de Vatopediou, el Monasterio de Iviron o el Monasterio de Chelandariou. Lo cierto es que esta lista es mucho más extensa, pudiendo entender que en la actualidad siguen siendo muchos los hombres que deciden retirarse a una vida monacal.

Si bien es cierto que estos monjes cuentan con una vida llena de austeridad y rezos, existen otros en el monte Athos que viven una situación muchísimo más extrema. Algunos monjes han optado por recluirse en la aridez de las cuevas de zonas tan peligrosas y escarpadas como los barrancos de Karoulia. Estos, conocidos como los ermitaños de Karoulia, viven completamente aislados del mundo, de una forma que a ojos de muchos puede parecer incluso extrema.

Karoulia es la parte más dura del Monte Athos. Está ubicada en el extremo suroeste y en ella convive una comunidad muy reducida de monjes.

Aquí no encontramos hermosos monasterios ni edificios de piedra asombrosos. No. Aquí encontramos pequeñas chozas y cuevas ubicadas en las caras verticales de enormes y peligrosas rocas. Rocas elevadas por encima del siempre agitado mar. Acceder a la zona no es imposible, no obstante, se requiere un nivel muy alto de conocimiento en escalada, pues el terreno es bastante peligroso.

Al ver esta imagen, parece imposible pensar que alguien escoja este tipo de vida. Si bien es cierto que no encontraremos otro lugar más alejado de la civilización, lo cierto es que vivir aquí implica hacerlo con muy poca comida y agua más bien escasa, la que recogen en las cavidades rocosas tras las lluvias.

Es posible observar cestas que cuelgan de sus chozas hasta el mar. En ellas, los monjes y peregrinos, así como los pescadores que pasan por la zona, depositan comida para que estos hombres puedan subsistir. Las cestas cuentan con un sistema de poleas simples que son precisamente el motivo de que esta zona se llame así, pues Karoulia significa polea.

Los ermitaños se pasan el día y la noche rezando; y es que en esta pequeña comunidad, de menos de 10 ermitaños, hay muy pocas horas de sueño. Ocupan su tiempo rezando o realizando trabajos de artesanía que posteriormente cambian por comida.

Otros monasterios interesantes:

Foto vía:  amphilochios.blogspot

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Otras ciudades de Grecia


Deja tu comentario