La leyenda del rey Minos

Minos

Minos fue un rey legendario de la isla griega de Creta y del cual deriva el nombre de la civilización minoica. Aún existen misterios alrededor de este personaje histórico, pues su vida se entremezcla con relatos mitológico.

Consideraciones sobre Minos

En primer lugar, debemos comentar algunas interrogantes no resultas. Por ejemplo, no se sabe con exactitud si Minos es un nombre personal o si era la palabra cretense para el título de rey, e incluso es posible que hayan existidos dos reyes con el nombre de Minos. El primer rey Minos era hijo de Zeus y Europa. Era un rey justo y tan respetuoso con los dioses que éstos lo nombraron juez del tribunal del Hades, junto a su hermano Radamantis y el rey de Egina, llamado Éaco, su hermanastro. El segundo Minos habría sido su nieto, hijo de Licasto e Idea, que lo llamaron de ese modo en honor a su abuelo. Este Minos fue el responsable de la construcción del laberinto del Minotauro, el mito de Dédalo e Ícaro, de Teseo y Ariadna, etc.

Como rey de Creta, vivía en el palacio de Cnossos (o Knossos) por nueve años y luego se retiraba un tiempo a una cueva sagrada donde recibía instrucciones de Zeus para gobernar la isla. A Minos se le deben las magníficas constituciones cretenses y el gran desarrollo económico y social que gozaron los minoicos. Por eso podemos suponer que haya vivo durante el denominado Período Minoico Medio III, entre los años 1750 y 1580 a.C. aproximadamente, período dentro del cual correspondería la construcción del Palacio de Cnossos.

Junto a su esposa Pasífae, Minos tuvo varios hijos, entre ellos Ariadna, Fedra y Glauco. El Minotauro también fue su hijo, aunque no biológico, pues Pasífae fue quien se enamoró del toro blanco que el rey conservó en lugar de sacrificar para Poseidón y quedó encinta del mítico hombre-toro antropófago. Avergonzado y furioso, Minos mandó a Dédalo a construir un laberinto para encerrar al Minotauro y encarceló al arquitecto y a su hijo Ícaro en una torre de la que luego escaparon.

Se cree que Minos murió en Sicilia, mientras perseguía a Dédalo. Fue asesinado por las hijas de Cócalo, rey de Agrigento, que vertieron agua hirviendo sobre él mientras tomando un baño. Sus restos fueron devueltos a los cretenses, quienes los pusieron en un sarcófago que decía “tumba de Minos, el hijo de Zeus”.

Todos estos mitos y otros se han mezclado con la historia de Creta y su poderoso rey. Es muy probable que el gran palacio haya sido percibido como laberíntico para cualquier extranjero, y que las abundantes imágenes de la taurocatapsia, los cuernos de consagración y toda la iconografía taurina haya dado origen al mito del Minotauro. En las antiguas monedas cretenses aparece la imagen de Minos, un hombre barbado con una diadema y el cabello rizado, muy similar a la tradicional efigie de Zeus. En vasijas pintadas y relieves en sarcófagos también aparece junto a Éaco y Radamantis o bien con el Minotauro y Teseo.

Hayan sido dos, más de dos, o sólo uno, el legendario rey Minos ocupa un capítulo aparte en la historia y la mitología de Grecia. Su reinado sobre Creta, las islas del mar Egeo, y parte del continente, lo convirtió en una de las figuras más sorprendentes y misteriosas de la Antigüedad.

Sigue leyendo en:

Imprimir

Etiquetas: , ,

Categorias: Historia de Grecia


Comentarios (1)

  1. sharon dice:

    me sirvió mucho

Deja tu comentario