El rey Agamenón, entre el mito y la realidad

Asesinato de Agamenon

Clitemnestra y Egisto a punto de matar a Agamenón, de Pierre Narcisse Guérin.

Si existe un personaje histórico cuya figura sigue siendo centro de debates, este es sin duda Agamenón, legendario rey de Micenas.

Según el poeta Homero, Agamenón era hijo del rey Atreo. Compartió su crianza con su hermano menor Menelao y su primo Egisto, hijo de Tiestes. Al alcanzar la adultez, los hermanos fueron enviados a buscar a su tío Tiestes, que había sido expulsado de Micenas. Una vez que lo hallaron en Delfos, lo entregaron a su padre, el rey Atreo, y éste lo encerró en una mazmorra.

Con Tiestes en su poder, el rey le ordenó a Egisto que matara al prisionero, pero el joven reconoció a su padre y asesinó a Atreo. Con su padre ya en libertad, expulsaron a Agamenón y Menelao, y Tieste ocupó el trono de Micenas. Los dos hermanos desterrados pasaron años deambulando hasta que llegaron a Esparta, donde el rey Tíndaro les ofreció no sólo refugio, sino la mano de sus hijas. Menelao se casó con Helena y Agamenón con Clitemnestra, unión de la cual nacerán Ifigenia, Electra y Orestes.

Menelao heredó el trono de Esparta y todas las riquezas del reino. Pero Agamenón estaba decidido a recuperar su lugar en Micenas y vengar la muerte de su padre. Su devota esposa Clitemnestra lo apoyó y juntos permanecieron en Micenas escondiendo sus verdaderas identidades.

Con el tiempo, Agamenón consiguió levantar al pueblo micénico contra el gobierno de Tiestes y Egisto, aunque la versión de Homero dice que recuperó su trono de modo pacífico. Como rey, incrementó su poder, conquistando territorios como Sición y Argos.

Cuando París se llevó consigo a Helena, Menelao y Agamenón convocaron a sus ejércitos para organizar el ataque a la ciudad de Troya. Agamenón fue elegido comandante en jefe y consultó al adivino Calcante, que predijo que los griegos enfrentarías a los troyanos durante nueve años, pero al décimo la ciudad caería. Antes de partir, el poderoso rey mató un ciervo consagrado a la diosa Artemisa, la cual enfureció y envió sobre el ejército griego una peste y detuvo los vientos, de manera que las embarcaciones no pudieran navegar hacia Troya.

Calcante le informó al rey que la única manera de aplacar la ira de la diosa era sacrificando, como compensación, a su hija Ifigenia. La niña, engañada, fue llevaba hacia un altar de sacrificios, pero la diosa la salvó en el momento previo a su muerte, sin que nadie lo notara. Artemisa había probado a Agamenón, tal como Dios a Abraham. Tras la muestra de devoción del rey, los vientos regresaron y el ejército partió hacia Troya.

Luego de la victoria sobre Troya, Agamenón tomó a la princesa troyana Casandra como botín de guerra, con quien algunas versiones aseguran que tuvo dos hijos, Teledamo y Pélope. Al regresar a Micenas, se encontró con que su esposa Clitemnestra se había unido a Egisto y estaba sedienta de vengar la supuesta muerte de su hija Ifigenia. Durante el banquete de bienvenida, ambos asesinaron a Agamenón y a Casandra. Según Esquilo, Clitemnestra le arrojó una red, o bien un vestido, mientras tomaba un baño para luego matarlo con tres golpes. Se dice que los dos hijos extramatrimoniales también fueron asesinados.

Son muchos los mitos y leyendas que rodean el nombre de Agamenón. Famoso por su coraje, su dignidad y su poder. Estatuas en honor a él fueron erigidas en diversos lugares de Grecia, adorado como un héroe.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Historia de Grecia, Mitologia griega


Comentarios (1)

Deja tu comentario