Circuito por la Grecia clásica

atenas

Hoy os proponemos una ruta por la Grecia clásica. Un recorrido por su historia que nos conducirá desde la enorme Acrópolis de Atenas hasta el impresionante Teatro de Epidauro.

Queremos comenzar la ruta por Atenas, teniendo en cuenta que es quizá la mayor entrada de turismo del país, no es nada complejo encontrar un avión que nos permita llegar hasta este lugar.

Aquí encontraremos un sinfín de lugares mágicos como la Acrópolis, con su Partenón, el Erecteión, Propileo, el templo de Atenea Niké y su museo arqueológico.

Las visitas son realmente interminables si contamos el Ágora antigua, el Ágora romana (con la preciosa Torre de los Vientos), el Areópago, la Academia de Platón, monasterios como los de Kesarini y Dafni o el moderno complejo para los Juegos Olímpicos de 2004.

Lejos de lo que normalmente cree la gente, en Atenas hay mucho que ver. Así pues nosotros mismos podemos marcarnos el tiempo necesario para disfrutar de todas estas visitas turísticas sin perdernos, evidentemente, la gran experiencia de convivir con sus tradiciones, gastronomía y espectáculos.

canal corinto

Nuestra siguiente parada será Korinthos, a tan sólo 80 kilómetros de Atenas. Este lugar cuenta con varias visitas interesantes.

Conocida a nivel mundial por su canal, es la ciudad del Peloponeso más próxima a Grecia Continental. Aun así, nuestras visitas no nos adentrarán necesariamente en la ciudad moderna, puesto que todas están en sus alrededores.

Destacamos el Canal de Corinto, una vía de agua de 6 kilómetros que permite ahorrar 400 kilómetros a los barcos que la cruzan al año. Es la encargada de comunicar el mar Egeo con el mar Jónico.

Si bien es cierto que se terminaría en 1893, hay indicios de que su proyección ya se abría realizado con el emperador Nerón en el siglo I d.C, momento en el que comenzaron varias excavaciones.

También es interesante visitar la Vieja Corinto, la ciudad antigua emplazada en la zona arqueológica más importante de los alrededores. Allí, entre otras cosas, aun hay restos del Templo de Apolo (550 a.C).

Como el tiempo para recorrer Corinto es de aproximadamente 2 horas, siempre podemos seguir nuestro camino hasta Micenas, a la que tardaremos en llegar menos de una hora (salida de Corinto dirección Napulia).

puerta-de-los-leones-micenas1

Micenas destaca en la historia clásica por ser una ciudad fundada por Perseo. Además también sería el reino de Agamenón, jefe de los aqueos en la Guerra de Troya.

Podemos decir con seguridad, que estamos ante uno de los lugares más importantes de la Antigua Grecia. Y no es de extrañar, teniendo en cuenta que la mismísima ciudad daría nombre a un periodo, el Micénico.

En el actual yacimiento las visitas más importantes son la de la Puerta de los leones, construida en el año 1250 a.C y con unos monumentales leones de casi 3 metros de altura.

El Tesoro de Atreo es un edificio con forma circular. Los arqueólogos han llegado a la conclusión de que era una antigua tumba de la realeza, mientras muchos aseguran que pertenecería al mismísimo Agamenón, algo que no está para nada confirmado.

Evidentemente tendremos opción de visitar otros edificios así como otras tumbas, como las seis tumbas circulares descubiertas con los restos de hasta 19 personas.

epidauro

Nuestro siguiente y último destino, está a menos de 50 kilómetros de Micenas, se trata de Epidauro. Una hermosa y pequeña ciudad griega al noreste del Peloponeso.

Este lugar es conocido, ante todo, por el Antiguo Teatro. Construido en el siglo IV a.C, es uno de los más importantes de toda Grecia debido a su increíble buen estado de conservación. Un gran escenario circular de 20 metros de diámetro y capacidad para 14.000 personas siguen llenándose en momentos puntuales para representaciones en la actualidad.

Aun siendo tan impresionante este teatro, existen otras visitas interesantes como el Templo de Asklepios, el Tholos (no se sabe cuál era su función), el Estadio o el Museo.

Foto vía: Viajesexoticos, FocalPointperistilo, guiadegrecia

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Atenas, Corinto, Epidauro, Micenas


Deja tu comentario