El mito de Leda y el cisne

Leda y el cisne

Leda con el cisne, de Antonio Allegri da Correggio

La historia de Leda y el cisne es uno de los relatos más sensuales de la mitología griega, y explica de manera alegórica las pasiones y debilidades humanas.

Leda era la esposa de Tindáreo, rey de Laconia en Esparta, quien se había refugiado en el reino de Testio, padre de Leda, tras ser expulsado de Lacedemonia. Después de casarse, y gracias a Hércules, Tindáreo recuperó su reino y ocupó su trono junto a su mujer.

La versión más popular de este mito dice que Leda era una mujer muy bella, tanto que el propio Zeus la deseaba. Un día, mientras caminaba junto al río Eurotas, se encontró con un hermoso cisne que escapaba del ataque de un águila. Lo protegió y se dejó seducir por éste, que no era otro que Zeus transformado. Esa misma noche Leda también se unión a su esposo. Como consecuencia, puso dos huevos: de uno nacen Pólux y Helena, hijos de Zeus inmortales; del otro, Cástor y Clitemnestra, hijos mortales de Tindáreo.

Otra versión nos cuenta que la diosa Némesis era perseguida por Zeus y se transformaba en diferentes animales para poder escapar. Zeus la imitaba hasta que finalmente ella se convirtió en una oca y él la violó en forma de cisne. Por esta unión puso un huevo que dejó en un pantano y que luego fue encontrado por Leda. Por último se dice que, transformado en cisne y fingiendo estar en peligro, Zeus se refugió en el seno de Némesis y luego la violó. El dios Hermes fue el encargado de poner el huevo en los muslos de Leda para que lo diera a luz.

La versión más aceptada es la primera, y la que más han representado los artistas desde la Antigüedad hasta nuestros días. Los hijos de Leda fueron protagonistas de grandes mitos y leyendas. Castor y Pólux, los Dioscuros, fueron héroes famosos y tiene su propia constelación, Géminis, que representa a estos gemelos. Helena, la más mujer de la Tierra, fue la supuesta causa de la ruina de Troya, y Clitemnestra que acabó víctima del matricidio más famoso de la cultura occidental, el de Electra y Orestes.

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Mitologia griega


Comentarios (4)

  1. jairo davila dice:

    Es sin duda ésta pasión desenfrenada de las seres humanos ,una inspiración de grandes artistas de la pintura universal .Son actos muy representativos de la cópula con el reino animal

  2. leopoldo mejia dice:

    muy bonita esa historia, me parece una mas de tantas historia que cada dias vamos leyendos y aprendiendo de ellas de todos eso dioses hasta la fecha hay otros diose que se an mantenido vigentes y tiene millones de creyentes, y muchos an sabidos aproverchar para vivir de ellos a costa de las personas que busca siempre en algo que creer.

  3. Begoña González dice:

    En este caso, la pasión desenfrenada era de Zeus, que no era humano.

  4. Daisy Núñez Quiroz dice:

    Nada nuevo! La zoofilia es de inmemorable data! El homoxesualismo igual (Zeus y Ganímedes);y qué decir del bestialismo (los centauros)?

Deja tu comentario