- Sobre Grecia - https://sobregrecia.com -

Aerides, la Torre de los Vientos

Si paseando por Plaka le gustó el barrio de Anafiotika, debe visitar el inmediato de los Aerides, al que llegará por las calles Tholu y Aretusas. Este barrio es uno de los más bellos de Plaka y está lleno de grandes mansiones de estilo neoclásico, muchas de las cuales fueron afectadas por un terremoto en el año 1999.

Tomando la calle Tholu veremos en primer lugar la Universidad Antigua, un edificio de ladrillos del año 1833 donde tuvo su sede la primera Universidad de Grecia. Continuando por esta calle, al llegar a Theorias y Panos, veremos el Museo Kanelopulos, una magnífica mansión de fines del siglo XIX, que alberga las colecciones privadas de los coleccionistas Pavlos y Alexandra Kanelopulos: obras de arte, piezas arqueológicas como estatuillas cicládicas, tejidos coptos, íconos bizantinos y retratos funerarios ordenados cronológicamente con le objetivo de mostrar la evolución del arte griego a través del tiempo y el espacio.

Por fin llegamos al monumentos que es el motivo y razón del nombre de este barrio: la Torre de los Vientos o Aerides; una curiosa torre octogonal, en cada una de cuyas caras aparece cada uno de los ocho vientos dominantes en Atenas representados por un personaje alegórico, como Bóreas, el viento frío, o Céfiro, el dulce viento del oeste con su manto cubierto de flores. Esta torre fue construida en el siglo I a.C., al este del mercado, y servía como veleta y también reloj hidráulico, cuyo mecanismo está oculto en el interior y era alimentado por el manantial Clepsidra, al norte de la Acrópolis, que definitivamente dio su nombre a este tipo de relojes.

Cerca de aquí se encuentra el pequeño Museo de la Música, que alberga alrededor de mil doscientos instrumentos populares desde el siglo XVIII hasta la actualidad; posee una librería y un jardín donde se ofrecen conciertos al aire libre.

Detrás de la Torre de los Vientos se observa la mezquita Fetiye Djami, o mezquita de la Victoria, en homenaje a la conquista de Constantinopla por Mehmet; su cúpula es achatada y popularmente se la conoce como «la mezquita del mercado de trigo», ya que se encuentra junto al Agora Romana, donde se encontraba el mercado de cereales y que llega hasta la puerta de Atenea Archegetis, magnífica.

Veremos también las ruinas de la famosa Biblioteca de Adriano, construida en el siglo I de nuestra era y de la que subsiste parte del muro y un conjunto de columnas.  Justo enfrente se encuentra la Iglesia de los Taxiarcas, que alberga unos frescos impresionantes de los siglos XII y XIII.

No dejemos este barrio sin sentarnos a tomar algo en sus cafés con mesitas en la calle, desde los que se obtienen preciosas vistas de Atenas, como los que están en las calles Aretusas o Mitru, o en las tabernas de la calle Diogenus.

Foto: Vía Panoramio