- Sobre Grecia - https://sobregrecia.com -

Evritania y la Cueva Negra

Evritania, en el centro de Grecia, famosa por su tradición histórica y su maravilloso entorno natural, es considerada uno de los cinco ecosistemas más puros del planeta.

La exquisita Karpenissi es la ciudad capital y los principales destinos turísticos son la histórica región de Agrafa, Fragista, y Koryschades, sede del Primer Gobierno de la Resistencia, con su escuela transformada en un museo.

Las montañas dominantes de la región son los montes Velouchi, y está surcada por los largos ríos Aqueloo, Agraphiotis, Megdovas entre otros. Aquí se puede practicar senderismo, navegar en kayak y esquiar en las laderas nevadas; en cuanto al patrimonio cultural, debemos vistar monasterios e iglesias.

En las aldeas de Evritania se producen mermeladas y conservas de cerezas y manzanas silvestres, membrillos e higos; famosa por sus castañas y nueces, no se debe dejar de probar la pastelería local, especialmente las “trahanas”, de leche y harina de trigo. Miel y jalea real son excelentes, y también las hierbas aromáticas como flores de tilo, la camomilla con que se preparara el famoso té de montaña griego, orégano y espliego. Un lugar notable ocupan los lácteos, con variedades de queso como el Katiki y tsalafouti, difíciles de conseguir en las grandes ciudades, y el tradicional tsipouro destilado a partir de las frutas de la morera.

Evritania es el lugar esperado para los entusiastas de la exploración y descubrimiento de la Naturaleza; si desea un vehículo de doble tracción es posible contratarlo en la región, aunque también se puede disfrutar de la región a caballo, en forma más lenta y pintoresca. Las rutas son abundantes y a través de ellas veremos paisajes de infinita belleza.

Por ejemplo, el barranco de Mavri Spilia o Cueva Negra: se encuentra fuera de la aldea de Proussos, cerca del puente militar de la aldea de Kastania. El camino se inicia en una fuente de piedra hecha por artesanos locales; el sendero corre entre paredes estrechas que nos llevan hasta un puente de madera desde donde veremos una cascada de 10 m de altura que cae formando una maravillosa piscina natural de agua fría.

En realidad toda la pared de piedra está llena de pequeñas cascadas de aguas cristalinas y en los estanques que se forman en el fondo se puede tomar un refrescante baño. Un pequeño puente de madera da un toque de particular belleza al paisaje, mientras que las distintas especies de fauna y flora de la garganta nos relatan la historia de la vida en el barranco.

El recorrido termina en la entrada de la enorme cueva negra, cuya boca tiene 30 metros de ancho. La cueva sirvió de refugio de la población local no sólo durante el dominio otomano, sino también en otros períodos de la historia griega.

Foto: Wiki Commons