La Biblioteca Nacional de Atenas

Biblioteca Nacional de Atenas

El edificio de la Biblioteca Nacional de Atenas forma parte de la “Trilogía Neoclásica” de la ciudad, conformada por este edificio más los de la Academia Nacional y la Universidad. Al igual que sus hermanas, está construida en mármol pentélico, que posee vetas de hierro que, al contacto con el aire, lo cubren de una luminosa pátina dorada. Fue diseñada por el mismo arquitecto que creó la Academia y parte de la Universidad, y se terminó de construir a fines del siglo XIX.

Se compone de tres sólidos cuerpos de los cuales el del centro, que a la vez es el más grande, es la Sala de Lectura. Para acceder a esta sala hay que pasar a través de una fila de columnas de estilo dórico inspiradas en el Templo de Efestos, en la antigua ágora de Thission; antes habremos trepado una monumental escalinata curva doble de estilo Renacimiento. La Sala de Lectura, rodeada por columnas de estilo jónico, tiene un sorprendente techo de cristal y otros aspectos de la construcción, como las fundiciones y las estanterías, fueron excepcionales para su tiempo.

Fue creada en 1829 durante el gobierno de Juan Kapodistrias a instancias del helenista Jacob Mayer y su primera ubicación fue en la Isla de Egina. A fines de 1830 ya contaba con más de mil volúmenes impresos y en 1834 se trasladó a Atenas donde tuvo distintas ubicaciones.

Pero sus colecciones crecían rápidamente a través de adquisiciones y donaciones; en 1842 se fusionó con la Biblioteca de la Universidad de Atenas que le aportó más de quince mil volúmenes, recibiendo además importantes donaciones de libros raros y otros en lenguas extranjeras. Actualmente posee invalorables colecciones que representan la riqueza cultural del pueblo griego, como 4.500 manuscritos griegos, una de las mayores colecciones en su tipo, un códice de los cuatro evangelios atribuidos a San Mateo, un códice con un fragmento de Evangelio de Mateo de siglo VI, libros antiguos de ciencias y la primera edición de los Himnos y Epopeyas de Homero.

Más allá de su belleza y valores, el actual edificio de la Biblioteca Nacional ya está resultando poco funcional a las nuevas necesidades y tecnologías de una Biblioteca como ésta. Por eso, a pesar de que el edificio seguirá albergando algunas de sus actuales actividades, la mayor parte de la Biblioteca ya se ha trasladado a un nuevo edificio en la Bahía de Phaleron, “Delta”, 20 hectáreas de paseo marítimo que se utilizó como hipódromo durante los Juegos Olímpicos del 2004.

Foto: Biblioteca Nacional de Atenas

Imprimir

Etiquetas: ,

Categorias: Atenas


Deja tu comentario