- Sobre Grecia - https://sobregrecia.com -

Las islas Jonicas

Corfú, una de las más bellas y visitadas del Jónico.

Las islas griegas tienen la característica de despertar en todos nosotros el deseo de soñar. Un viaje a cualquiera de ellas es una invitación a dejar volar nuestra imaginación, para zambullirnos en la belleza de sus playas y dejarnos envolver en la magia de sus antiguas callejuelas.

Las islas Jónicas, que en sus orígenes se llamaban Heptanesos, son en realidad muchas más que siete islas, aunque las más importantes y visitadas sí pueden ser contabilizadas con ese número. Corfú, Paxos, Leucas, Ítaca, Cefalonia, Zante y Citera (junto a las pequeñas Antikythira y Elafonissos, satélites de la última) son los nombres más mencionados.

El archipiélago se encuentra en el mar Jónico, frente a las costas noroccidentales de Grecia peninsular. En su mayoría, se caracterizan por un paisaje montañoso, cuya cumbre más alta es el monte Aínos Oros, de 1628 metros sobre el nivel del mar, situado en el sur de la isla de Cefalonia.

La interesante historia de este conjunto de islas dejó en ella imborrables marcas, especialmente apreciables en la arquitectura de algunos de sus antiguos monumentos. Colonizadas por el Imperio Romano, y más tarde por el Bizantino, cayeron luego en manos de la república de Venecia, de Rusia y de Turquía. Durante cincuenta años (de 1814 a 1864) estuvieron bajo dominio británico.

En Cefalonia, la vista más tradicional es la de sus cultivos de olivares, viñedos y plantaciones de tabaco, que son una importante actividad de los habitantes de la isla. Para quienes la apreciamos como destino vacacional, su belleza es un atractivo incomparable, de pequeños pueblos que alguna vez fueron poderosas ciudades, capaces de hacer frente al ejército ateniense.

Corfú, por su parte, es una verdadera joya del mar Jónico. Sus tierras fértiles también son muy trabajadas por los habitantes locales, y sus aguas constituyen un destino ideal para los amantes de la pesca.

Foto Vía: Mlahanas