Viajar a Creta

Creta es la isla más grande de Grecia, y uno de sus principales destinos turísticos. Para llegar hasta ella, las opciones más recomendadas son tomar un barco desde Santorini, y navegar tres horas hasta alcanzar sus costas, o partir de Rodas en vuelo directo.

Los aeropuertos de Creta también tienen conexión diaria con Atenas, Paros, Mykonos, Santorini y Salónica. Desde El Pireo, uno de los puertos atenienses, puede tomarse un ferry que se detiene en Creta en su camino hacia Heraklion.

Quinta en tamaño en todo el mar Mediterráneo, la isla de Creta no es un lugar para ir con apuro. Conocerla y aprovechar el viaje al máximo exige tiempo para detenerse en cada sitio y disfrutar de sus maravillosas vistas naturales y de sus monumentos históricos.

En general, se recomienda dedicar a Creta al menos una semana de estadía, si se quiere conocerla en su totalidad. Para ello, hará falta desplazarse y hospedarse en distintos puntos de la isla, para acceder a sus atractivos con comodidad y no perder tiempo en los traslados.

Contrario a lo que ocurre con otros destinos griegos, Creta es un lugar ideal para alquilar un auto y lanzarse a recorrer sus tierras, sus costas y sus montañas. Las carreteras y las ciudades no suelen estar agolpadas con tránsito y las señalizaciones son muy claras, lo que permite que un mapa sea ayuda suficiente para llegar a destino.

La parte norte de la isla cuenta con bonitas playas y lujosos resorts. El sur, por el contrario, no abunda en hoteles, y sus costas se componen de playas vírgenes e inexploradas, ideales para disfrutar al máximo del descanso y la tranquilidad.

Con dos aeropuertos, uno a cada lado de la isla, Creta permite recorrerla paulatinamente, desplazándose por su territorio y variando el lugar de alojamiento. Arribar a una de sus terminales aéreas y abandonar el lugar por la otra es la mejor opción para conocer el territorio.

Foto Vía: Sobol viajes

Imprimir

Etiquetas:

Categorias: Creta


Deja tu comentario