- Sobre Grecia - https://sobregrecia.com -

La acropolis de Esparta: el templo de Atenea y el antiguo teatro

Pocas ciudades han jugado un rol más importante en la formación de la cultura hellénica que Esparta. Su acrópolis, excavada desde 1905, muestra los testimonios más primigenios de siglos de historia que le sucedieron. Aunque algunos de sus monumentos no se hallan completamente restaurados, la visita a estos yacimientos arqueológicos bien vale el viaje hasta una ciudad que guarda los resabios del esplendor de una época clásica.

Ruinas del teatro de la acrópolis de Esparta.

Esparta fue la ciudad principal del área de Laconia, al sur del Peloponeso, y se erigía sobre el valle del río Eurotas.

El templo de Atenea Chalkioikos, ubicado en el lugar más elevado, es uno de los más importantes de la acrópolis. Fue construido según los planes del arquitecto Vathykles, de Magnesia, alrededor del año 1100 a.C. Durante el siglo VI a.C. fue destruido debido a las inundaciones, y un nuevo santuario, de mayor tamaño, se edificó cerca del emplazamiento original. En el siglo III d.C. se realizó la última renovación, al combinarse el santuario y su altar en el interior de un templo-anfiteatro, utilizado hasta la destrucción de Esparta, en 396 d.C.

En el santuario, los antiguos espartanos solían realizar danzas utilizando máscaras. Además, fue centro del Agogi, el sistema educativo para los jóvenes espartanos.

Otra construcción sobresaliente es el antiguo teatro, que data del período imperial temprano. Se encuentra en la ladera sur de la acrópolis y fue reconstruido durante el período posthelenístico, en el siglo I a.C. Es una gran estructura pública, sostenida por dos grandes muros. Se presume que 16.000 era el número de espectadores que podía albergar.

El centro del escenario estaba compuesto por mármol blanco, mientras que las paredes eran de piedra caliza. La entrada se localizaba sobre el lado este del teatro, donde hoy se pueden ver los restos de una soberbia escalera que llevaba al friso.

Foto Vía: whitman.edu